Fotógrafo en Nueva York

  • José Antonio Robés expone en el Centro Cultural CajaGranada Memoria Histórica la muestra 'Manhattan... Cita con Federico García Lorca', inspirada en su poemario más intenso y contundente

La mirada que posó Federico García Lorca sobre Nueva York entre 1929 y 1930, y que dio como resultado uno de los libros más contundentes de la historia de la poesía española, se repite ahora, ochenta años después gracias a la cámara del fotógrafo José Antonio Robés. Desde hoy, y hasta el 22 de enero, el Centro Cultural CajaGranada Memoria Histórica acoge la exposición Manhattan... Cita con Federico García Lorca, a la que, a través de unas 60 instantáneas, Robés recorre los paisajes que describiera Lorca en su momento.

Las fotos fueron tomadas en 2001, unos meses antes de que se produjesen los fatídicos ataques del 11-S que cambiarían el rumbo del mundo. Entonces Nueva York era una ciudad jubilosa, abierta, una continua mezcla de razas y culturas. "Yo noté una gran diferencia entre el Nueva York de antes del 11-S y el Nueva York de después", explica José Antonio Robés. "La enfermedad que sufrió la ciudad fue más psicológica que arquitectónica, el cambio se produjo más en la actitud que en las costumbres de la gente".

Robés siempre había tenido intención de hacer algo relacionado con el libro de García Lorca Poeta en Nueva York. "Yo siempre he sido un verdadero apasionado de la figura y la obra del poeta", comenta el fotógrafo. "Hasta tal punto que un hijo mío se llama Lorca. Llegó un momento en que me apetecía hacer mi propia interpretación de la obra del poeta, de modo que cogí las maletas y me fui a Nueva York durante unos meses. Tengo que decir que la exposición es una interpretación absolutamente personal".

Nueva York siempre ha sido, desde comienzos del siglo XX, una continua fuente de inspiración para poetas, escritores, cineastas, pintores, autores teatrales, artistas de todas clases. "Eso es porque Nueva York no es una ciudad de Estados Unidos. Nueva York es el mundo", comenta Robés. "Nueva York tiene otro ritmo. El tiempo pasa por la ciudad de otra manera. Es tal la olla que hay allí, la mescolanza, que tiene su propio espíritu".

Robés fue recorriendo Manhattan y fotografiando escenas cotidianas de la calle y de sus gentes. "No creo que haya ninguna diferencia en absoluto entre el Nueva York que conoció Federico García Lorca y el Nueva York de hoy", explica. "No ha cambiado nada, o al menos ha cambiado mucho menos que cualquier otra ciudad del planeta. Tal vez haya más cambios psicológicos que físicos. La ciudad y su arquitectura siguen siendo las mismas".

Federico García Lorca definió Nueva York en dos palabras: "Geometría y angustia". Robés coincide plenamente con esa apreciación. "Lorca nos enseñó a todos a ver el mundo, a ver las ciudades a través de sus ojos", explica el fotógrafo. "Por ejemplo, nos enseñó a ver el mar a los que somos de las provincias del interior. Su manera de describir los colores, el ritmo del mar. Lo mismo hace con Nueva York. Nos la enseña de otra forma".

El catálogo de la exposición va acompañado por los poemas de García Lorca de Poeta en Nueva York. "Pero las fotografías no van relacionadas con algún poema en concreto", aclara José Antonio Robés. "No me inspiré en tal o cual poema para hacer una foto. Lo que hice fue una interpretación muy general. Juego, ante todo, con los escenarios teatrales y cinematográficos. Lo que sí hice fue buscar la relación entre la ciudad en sí y los poemas de Lorca".

Robés siempre hace su obra en blanco y negro, lo que acerca más la exposición a la impresión que el público pueda tener de aquel Nueva York de finales de la década de los años veinte, un Nueva York que sufría una crisis como la de hoy y que, justo antes del 11-S, era una ciudad jovial y abierta. La misma ciudad angustiosa y, al mismo tiempo hermosa que tanto cautivó a Lorca.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios