Fotógrafos unidos por el Ecce Homo

  • Granada acoge la I Bienal de Fotografía y Artes visuales, un certamen que traerá exposiciones de autores tan reconocidos como Ilan Wolf o Stephanus Meyer

Comentarios 1

Ilan Wolf viaja por el mundo atado a su furgoneta con una vieja lata como cámara oscura. Domingo Campillo prefiere regresar a su tierra en el Andévalo onubense para capturar sus vestigios interrumpidos. Stephanus Meyer retrata la arruga africana. Ferran Capilla la insostenibilidad del planeta... Así hasta veinte fotógrafos. Todos ellos pasearán muy probablemente cámara en mano por la I Bienal de Fotografía y Artes Visuales que se celebra en Granada con un lema común: Ecce Homo.

En los últimos cinco años la fotografía contemporánea ha dado un paso de gigante. "Pocos eran los espacios que se atrevían con ella pero hoy en día no hay feria, museo o galería que no la contemple en su programación". Granada da el salto con la celebración de esta bienal sumándose así a otras ciudades de Andalucía como Córdoba o Jaén gracias al empeño de su comisario, David Martínez, quien desde la galería de arte contemporáneo jiennense Unodeuno se propuso representar en FotoGranada 2010 la realidad de la fotografía contemporánea. Su revolución en todo el mundo. Para ser la primera vez no se ha escatimado ni en cantidad ni en calidad. Desde que lo propuso el pasado año se puso en contacto con todos los artistas con quienes tiene relación para que pudieran estar aquí en Granada.

Veinte fotógrafos, veinte exposiciones y veinte lenguajes diferentes hablarán en la ciudad y su provincia del Ecce Homo. Que nadie piense en imágenes religiosas, más bien es un remix de toda la temática y estilos que puede aglutinar la fotografía de los últimos tiempos."Se trata", explica Martínez, "de una reflexión sobre la relación que mantienen el hombre y su entorno". No obstante, se aprecia en las fotografías de los autores una absoluta libertad que comienza en la forma -distintos métodos de capturar la fotografía- y termina en el fondo -para unos el entorno es el protagonista y para otros, sólo el contexto-.

Autores

El fotógrafo israelí Ilan Wolf es uno de los autores más esperados. "Llegará en unos días", explica el comisario de la bienal, no sólo para mostrar su obra sino para ofrecer una conferencia sobre su admirado trabajo como fotógrafo. Considerado un rara avis sigue aún hoy que la tecnología lo inunda todo utilizando una cámara oscura para abrir sus ojos y capturar la magia. Precisamente así, Wide open eyes, titula la exposición que trae a Granada, donde sus admiradores podrán contemplar in situ ese estilo tan personal que consigue gracias a su técnica estenopéica, cámaras que carecen de lentes y concentran la luz a través de una abertura diminuta.

No será el único de la escena internacional que vendrá a Granada. Meyer, otro de los grandes nombres de la bienal, mostrará con Township Portraits una colección de imágenes basada en los restos que el Apartheid dejó en Sudáfrica. Restos que todo el mundo cree erradicados pero que, como muestra, el fotógrafo siguen siendo muy real.

El valenciano Antonio Barroso llama la atención con sus Maniacs sobre las posibilidades de trasmutación entre lo bello y lo obsceno. Les Ombre,s de la francesa Camille Chotard, fija su mirada en la sombra omnipotente del ser humano. Francisco Nicolás Parra manipula paisajes rurales como el campesino en la tierra... Los granadinos o formados en la Universidad de Granada Jesús Nido, José Ángel Vega y Pilar Soto hablan de temas tan diversos como el miedo o la ruptura entre espacio y humanidad. Diferentes procedencias, diferentes intereses artísticos.

Travesías sin medida

Lo demostró ayer Domingo Campillo en sus Travesías sin medida, la exposición que abría la Bienal. Sus influencias vienen de la tierra en que nació, un pequeño pueblo llamado El Cerro de Andévalo(en Huelva) al que vuelve de cuando en cuando atraído por sus innumerables huellas del pasado. Límites, construcciones y rocas que parecen querer hablar mucho más de lo que callan acotando el paisaje pero dejando muchísimo espacio a la imaginación.

Cuenta Campillo que Travesías sin medida forma parte de un proyecto en gerundio, una exposición que va creciendo a medida que vuelve a la tierra de minas de su origen y donde las riberas agrias son las protagonistas. "De mis caminatas por allí, a donde vuelvo cuando puedo, obtengo imágenes". Aparecen nivelaciones y deslaves artificiales del terreno, vegetación de matorral, y algún que otro resto de vía ferroviaria que dan cuenta de una intervención funcional del paisaje actualmente en desuso, según la descripción de Ignacio López Moreno.

Objetivos

Para el comisario de la bienal la finalidad es que "seamos capaces de acercar la fotografía contemporánea a la ciudad". No será difícil. Las veinte exposiciones serán repartidas a lo largo y ancho de Granada y su provincia gracias a la colaboración de la Fundación InspirArte, el Colegio Oficial de Arquitectos, el Centro Fernando de Los Ríos, la Facultad de Bellas Artes, el Centro Cultural CajaGranada o galerías como Cidi Hiaya o Toro, entre otros muchos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios