Frade espera que el Ministerio "levante el veto" a 'La mula'

  • La productora española de la película, que se rodó en su mayor parte en la provincia de Granada, ha solicitado una reunión con José María Lassalle

Tras una época de negativas, preguntas sin respuesta y muchas dificultades para algo tan sencillo como estrenar una película en las salas de cine, Alejandra Frade, la responsable de Gheko Films, la productora española de La mula, confía en que "el nuevo Gobierno le levante el veto" y "se restituyan mis derechos". Por el momento Frade ha solicitado formalmente una reunión con José María Lassalle, el nuevo secretario de Estado de Cultura, y "estamos pendientes de que nos dé cita". La productora tiene "plena confianza en que las cosas se van a solucionar, el nuevo equipo de Cultura que está siendo nombrado está formado por personas con un gran prestigio profesional y personal".

La mula se rodó en su mayor parte en la provincia de Granada en los últimos meses de 2009. La cinta, protagonizada por Mario Casas y María Valverde, narra una historia que se desarrolla durante los últimos meses de la Guerra Civil española y está basada en la novela homónima de Juan Eslava Galán. La obra cuenta las peripecias de un acemilero del ejército franquista que encuentra una mula perdida en el frente que dividía el sector republicano de Los Pedroches y el nacional del Valle del Guadiato. Sin embargo, el joven, interpretado por Mario Casas, presta más atención a cuidar al animal para llevarlo consigo cuando acabe la contienda que a lo que pasa en el propio campo de batalla. "Esta no es una película más sobre la Guerra Civil española. Es una película reconciliadora y apolítica que no pretende adoctrinar a nadie a diferencia de muchas películas españolas", expone Frade.

Los males de La mula (en cuyo reparto también intervienen Secun de la Rosa, Jorge Suquet y Pepa Rus) comenzaron cuando el director de la película, Michael Radford, abandonó el set unos días antes de que finalizara el rodaje. Poco antes, según Alejandra Frade, los coproductores de la película -el irlandés (Subotica) y el británico (Workhorse)- dejaron de aportar la financiación comprometida en un principio, por lo que la empresa española se hizo cargo del total de la producción hasta su finalización.

Desde entonces se han sucedido los problemas entre Gheko Films con Subotica y Workhorse y los responsables de las oficinas de las artes audiovisuales de España, Irlanda y Reino Unido, la lucha por obtener una calificación para La mula para ser exhibida en las salas de cine e incluso demandas y querellas.

En el aspecto judicial, Frade explica que lo último acontecido es que el juez "ha admitido a tramite la demanda que interpusimos contra la ex subsecretaria de Cultura, Mercedes Elvira del Palacio Tascón, por haber decidido sobre su propia recusación". A su vez, Gheko Films está a la espera "de que la Audiencia Provincial de Madrid admita la querella que interpusimos contra esta misma persona por censurar La mula y por su presunto delito de prevaricación".

Respecto a Radford, Frade explica que "ha sido declarado en rebeldía al haberse negado reiteradamente a contestar tanto los requerimientos judiciales como los requerimientos de mi productora. Esto sin olvidar que trató de suspender el rodaje de La mula para eludir sus responsabilidades como productor".

Ahora la empresaria vuelca todas sus esperanzas en que el nuevo Ministerio de Educación, Cultura y Deporte reconozca su película, más allá de los litigios que han existido entre los productores, y le dé una calificación apta, ya que el Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) la había declarado "lesiva", es decir, que daña el interés público.

Para concluir, la productora añade que la última vez que acudió al Ministerio de Cultura, "cuya responsable era la ex ministra Ángeles González-Sinde, fui acompañada de un notario que dio fe de que se me estaba negando el acceso al expediente de mi película, con eso creo que lo digo todo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios