Granada vista desde el cielo

  • El VIII Festival de globos aerostáticos ofrece este fin de semana actividades aéreas abiertas al público

¿Cómo se ve Granada a 300 metros del suelo? Y ¿la Sierra? ¿Qué se siente dando un paseo en globo? Esto, que para muchos siempre ha sido un sueño, se puede hacer realidad este fin de semana. Granada acoge el VII Festival de globos aerostáticos y ofrece la oportunidad de sentir la sensación de flotar en el cielo teniendo a los pies vistas impensables.

La actividad organizada por Glovento Sur y que comenzó ayer por la tarde, se prolongará hasta mañana, con el objetivo de que los actos consigan la mayor afluencia al coincidir en fin de semana. En esta edición la empresa ha convocado a veinte equipos de vuelo venidos de diferentes puntos de España. Entre las actividades organizadas está prevista una travesía sobre Sierra Nevada, dos vuelos por la ciudad y uno sobre la comarca de Guadix, todos estos vuelos son de exhibición y el público podrá disfrutar de la espectacular imagen de los globos sobrevolando las diferentes zonas. Además de estos vuelos, la organización preparó ayer por la tarde un llamado "vuelo cautivo". Sin duda, la actividad más esperada de todo el festival porque es la que está abierta a todos los visitantes. Fueron muchas las familias que se acercaron al Estadio de Los Cármenes en el Zaidín para que, sobre todo, los más pequeños experimentaran la sensación de subir donde nunca han subido. A pesar de que el vuelo cautivo -el globo está anclado al suelo- tan sólo asciende entre 10 o 15 metros, el encargado de la empresa, Miguel Julia comenta que las sensaciones son únicas. "A los pasajeros les parece una experiencia única porque estar en el aire te proporciona una sensación de tranquilidad y una calma inigualable". Además de subirse a los globos, los amantes de las alturas que acudieron a la zona disfrutaron de talleres de construcción de globos en miniatura y de la proyección de imágenes de globos aerostáticos.

Eran los más pequeños los que más disfrutaron de la actividad. "Para muchos es algo mágico", explican desde la organización. Porque para ellos es difícil entender que las aeronaves puedan subir tan alto tan sólo gracias a un quemador de propano que calienta el aire del interior de la vela elevando el aerostato. Por eso, no es difícil ver en este tipo de demostraciones caras de llenas de asombro cuando se encuentran frente a los globos de colores, que son de gran tamaño, y pueden ser testigos de su despegue y su posterior aterrizaje.

Aquellos que quieran ser testigos del espectáculo de dar un paseo por las nubes, tan sólo tienen que acudir mañana a San Miguel Alto para ver un impresionante despegue de color. La cita es a las nueve de la mañana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios