Isabel Pantoja, la reina de corazones de la copla

  • La artista sevillana recala esta noche en el Palacio de Congresos con la gira 'Donde el corazón me lleve'

El Palacio de Congresos mantiene su apuesta por una programación basada en lo tradicional, la canción española, la copla y los artistas aflamencados, y en esa dinámica se enmarca el que va a ser seguramente el más destacado de los conciertos de la temporada, el de la sin par Isabel Pantoja. La tonadillera, en plena gira de su último trabajo, Donde el Corazón me Lleve, recala en Granada una vez superada la que probablemente haya sido la etapa más convulsa de su tempestuosa trayectoria.

En el caso de la sevillana resulta muy difícil desligar su faceta artística de las controversias en las que se ha visto envuelta durante los últimos años, y que han desenfocado irremisiblemente el prisma con el que tanto los medios como su propio público se ha acercado a su figura. Ya desde sus inicios la Pantoja parecía destinada a ejercer de polo magnético que atraía hacia sí todos los lugares comunes de la España eterna, con sus tópicos irrenunciables e ineludibles.

Empezando por su precoz destello como estrella de la canción siendo apenas una adolescente, y continuando por su primer matrimonio con una figura del toreo al que esperaba un trágico final a la vuelta de la esquina, hasta su defenestración de los últimos años cuando se vio arrastrada hasta una ignominiosa sentencia condenatoria, todos y cada uno de los quiebros que le ha ido deparando la vida parecían estar escritos por un destino de dimensiones épicas y de carácter dramático.

Como si de una ópera grandiosa se tratara. A todo ello ha sobrevivido con la determinación que el autor imaginaría para un protagonista trágico. Su público es consciente de ello y aún más lo es la propia Isabel Pantoja, que deliberadamente ha sabido incorporar a su repertorio los temas que la absolvieran de sus pecados, canciones de confesión y letras dedicadas con ajustes de cuentas.

Esa es a día de hoy, cuando acaba de ser abuela por segunda vez, una de las claves del interés y del morbo que sigue despertando entre el público. ¿Quién podría resistirse a semejante espectáculo?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios