Lori Meyers, listos para repetir éxito en su cita más esperada

  • Con todas las entradas vendidas desde hace casi una semana, los de Loja presentan esta noche en directo ante su público 'Cuando el destino nos alcance'

Después de más de una veintena de conciertos con las entradas agotadas en templos de la música en directo como La Riviera de Madrid, la vuelta a casa de los granadinos Lori Meyers no iba a ser menos... Todo vendido desde hace cinco días para su concierto de esta noche en la sala Industrial Copera y el teléfono de Noni y los suyos echando chispas por culpa de amigos y familiares rezagados que se han quedado sin entrada es más que el síntoma del paso de gigantes que ha dado Lori Meyers en este año. Buena parte de la culpa de esto la tiene Cuando el destino nos alcance (Universal Music, 2010), su cuarto disco, donde se atrevieron a sumar ritmos ochenteros y sintetizadores a las melodías de sus canciones y añadir un toque más ácido a las letras y que han terminado por corroborar el puesto de lujo que tan merecidamente ocupan los de Loja en lo más alto del indie nacional.

"Este disco se llama Cuando el destino nos alcance y queríamos aprovechar al máximo ese rollo retro que lleva implícito y revestir de él y de ciencia ficción las canciones, al igual que hicimos con Cronolánea, que fue más rockero, o con Hostal Pimodán, donde los arreglos cobraban más importancia por todo el ambiente parisino que lo rodeaba. Cada cosa tiene su momento y su espacio. A este último disco le pegaban matices con teclados y otro tipo de bases, pero en el directo todo sigue siendo rock, sigue siendo Lori Meyers", cuenta Noni, la voz de una banda que, precisamente, tiene su punto fuerte en el directo. Y es que, como ya sucedía con sus anteriores trabajos, en los conciertos de Lori Meyers hay espacio para todo lo que cabe en sus discos: de los temas más bailables como Religión, ¿A-Ha han vuelto? o Mi realidad hasta un paseo por la costa americana como en Ventura pasando por las melodías cuidadas y estribillos a coro tan marca de la casa que se escuchan en temas como Explícame.

Esta gira, según valora Noni, ha estado cargada de momentos muy especiales, aunque asegura que para que toda la máquina funcione a la perfección es necesario "tomarse todos los sitios como muy especiales, dando siempre la misma intensidad e intentando ofrecer a cada uno algo distinto". Pese a todo, las ganas de todos ellos de tocar en casa son muy grandes. "Estamos deseando que llegue el concierto de la Copera, pero tocar en Granada nos crea también más nervios que tocar en cualquier otro sitio. La semana de antes parece una película acelerada y el mismo día del concierto todo va demasiado rápido; aunque estás en casa y no tienes que viajar en la furgoneta, que es lo peor, al final te desgasta el doble", afirma Noni, que reconoce que este año con la buena racha del Granada C.F. en Segunda División toda la banda se pasa los ratos libres de hotel y de furgoneta "enganchada" a sus partidos.

Con su presencia en el FIB Heineken ya confirmada, después de Granada les queda "seguir a piñón" hasta final del verano y preparar el nuevo material que ya tienen rondando por sus cabezas y que aún está por ver a qué disco de los suyos anteriores se parece más. "Seguimos siendo jóvenes, la mayoría de nosotros no hemos cumplido aún los 30 años, y sabemos que podemos seguir aprendiendo, haciendo mejores discos y mejores directos, cogiendo tablas... Estamos muy receptivos a seguir aprendiendo y trabajar con gente nueva que pueda aportarnos cosas", apunta Noni, quien sólo avanza que el concierto de esta noche llegará con algunas sorpresas en forma de regalo "para regocijarnos en nuestro éxtasis granadino". Quien lo quiera pillar, que lo pille.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios