Lugares con mucho valor

  • El lunes se celebra el Día Internacional de los Monumentos y Sitios con acceso para los ciudadanos

Un total de ocho conjuntos conjunto monumentales y cinco enclaves patrimoniales serán los protagonistas, el próximo lunes, de la celebración del Día Internacional de Monumentos y Sitios, que pretende revelarizar aquellos lugares históricos de interés y despertar la curiosidad del público en torno a ellos. Uno de los enclaves elegidos, que podrán contemplarse gratuitamente mediante una visita guiada, será la Silla del Moro, dentro del recinto de la Alhambra y el Generalife, según anunció ayer el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata.

El tema central de este año para el Día Internacional de los Monumentos y Sitios es el agua. De ese modo, se plantearán visitas guiadas por la Alhambra y el Generalife en Granada, la Alcazaba de Almería o el Castillo de Doña Blanca en el Puerto de Santa María, en Cádiz, según señaló el consejero. El lunes servirá también para la inauguración oficial de la Silla del Moro, en Granada, recién restaurada.

El Día Internacional de los Monumentos y Sitios fue instaurado en abril de 1982 por el Consejo Internacional de los Monumentos y Sitio. Desde esa fecha, cada años, coincidiendo con el día 18 de abril, se celebran diversas actividades de promoción del patrimonio, con visitas gratuitas a distintos monumentos y sitios, además de otras actividades, como la publicación de libros, la realización de exposiciones o la inauguración de algún monumento recién restaurado.

El total de lugares que podrán visitarse sera: el conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife, con la inclusión de la inauguración de la Silla del Moro, el enclave arqueológico de Los Millares (en Santa Fe de Mondújar, Almería), el enclave monumental del Castillo de Vélez Blanco (Almería), la ciudad hispano-romana de Baelo Claudia (Cádiz), los enclaves arqueológicos de Salazones de Cádiz, el castillo de doña Blanca en el Puerto de Santa María, y el de Carteia en San Roque. También estarán abiertos los conjuntos arqueológicos de Madinat al Zahra (Córdoba) y el de los Dólmenes de Antequera (Málaga), así como los enclaves de Castellón Alto y Tútugi, en Galera (Granada), el Teatro Romano de Málaga y el enclave monumental del Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santi Ponce (Sevilla). Todas las visitas correrán a cargo de del coordinador de cada espacio e incluyen la proyección de un audiovisual.

Paulino Plata explicó que, en determinados casos, se explicarán los trabajos de restauración que se están realizando en algunos de los monumentos. "Se trata", dijo, "de ampliar el conocimiento respecto a esos lugares". "Queremos que la sociedad tome conciencia del valor del patrimonio que existe en Andalucía y en sus monumentos".

En el caso de Madinat al Zahra, por ejemplo, se explicará el proceso de intervención que se ha realizado en la alberca de Abderramán III, que era uno de los contenedores más importantes que existían en la ciudadela de los Omeyas.

Respecto a la Alhambra, se explicará, bajo el título de La conquista del agua cuál es el bagaje de los trabajos que se hicieron tanto en la época hispano-musulmana como en la época cristiana en el recinto monumental.

Se da la circunstancia que la apertura de todos esos espacios coincide con la Semana Santa, por lo que esas zonas estarán a disposición de un mayor número de visitantes. "Vamos a poner de manifiesto el valor patrimonial de todos esos lugares", señaló el consejero.

Plata insistió en que se prestará especial atención a la importancia que tuvo siempre el agua en tales enclaves, o cómo el agua obligaba a utilizar diferentes canalizaciones y construcciones tales como acequias, norias, molinos o albercas a lo largo de la historia, o de qué forma quedan aún vestigios como las termas romanas o los baños árabes.

"Quiero subrayar", añadió, "que no sólo tienen importancia desde un punto de vista del patrimonio histórico, ya que el patrimonio genera economía. Ese potencial turístico ayuda a vertebrar nuestra sociedad". "Además, el patrimonio genera una vinculación emotiva con los ciudadanos que viven a su alrededor. El patrimonio monumental vincula a la población con su historia. Eso ayuda a anclar a la gente con el lugar en el que vive y a entenderlo mucho mejor".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios