Luto en la Real Academia por el adiós de un pensador "descollante"

  • El presidente de la institución, Víctor García de la Concha, y el académico José Luis Pinillos alaban la capacidad del psiquiatra para difundir su pensamiento

El director de la Real Academia de la Lengua (RAE), Víctor García de la Concha, describió ayer al académico Carlos Castilla del Pino, fallecido la pasada madrugada, como una figura "absolutamente descollante" como médico y escritor y por su preparación humanística.

García de la Concha, que viajó a Córdoba, alabó también la dedicación de Castilla del Pino a la Academia de la Lengua, de la que, se muestra convencido, acudió a despedirse el pasado jueves, "sabiendo que le quedaba poco tiempo".

Castilla era un asiduo de la Academia, a la que acudía desde que fue elegido todos los jueves muy puntual, hasta que se lo impidió su enfermedad.

"Luchando contra su enfermedad, animoso, como buen médico, era consciente de lo que tenía y de la batalla que estaba librando contra el cáncer. Y vino a la academia en cuanto se tuvo en pie", recordó García de la Concha, quien no obstante explica que lo más importante ocurrió el pasado jueves, cuando apareció en la RAE. "Fue una alegría general porque era un académico muy querido, y aunque no estuvo en el pleno, todos lo encontramos muy animoso. Me quedo con la impresión, que su viuda compartía conmigo esta mañana -ayer para el lector- cuando hablé con ella, de que vino a despedirse, que era consciente de que tenía poco tiempo", añadió.

De la Concha mostró su convencimiento de que "quería tanto a la Academia y estaba tan contento aquí que quiso despedirse de los amigos".

Sus libros de memorias figuran entre "los grandes" de la literatura contemporánea española, según el máximo responsable de la RAE, que recordó también sus intervenciones en los plenos de la Academia y su "gran autoridad".

Castilla del Pino era un hombre muy comprometido con el pensamiento y la realidad de la España actual, según García de la Concha, que asegura que su fallecimiento supone una "pérdida lamentable".

Por su parte, el psicólogo José Luis Pinillos, compañero en la Real Academia de la Lengua de Carlos Castilla del Pino, considera que el psiquiatra jugó un papel esencial en la Transición porque "entró en la conciencia de la gente para explicarle lo que estaba ocurriendo".

Pinillos se mostró muy emocionado tras conocer la noticia del fallecimiento de un gran amigo, tal y como él lo definió: "Es una pérdida muy grande. Era muy querido. Y lo hizo maravillosamente, lo hizo muy bien".

De la trayectoria del psiquiatra, Pinillos destaca su papel de pedagogo social: "En la Transición, la gente no tenía una idea clara de lo que estaba pasando. Él lo explicaba. Además, su insistencia no fue cosa de unos días, sino muy grande, y aquello cayó en la conciencia colectiva".

Castilla del Pino "tenía muchas posibilidades de entrar en la conciencia de la gente y lo hizo durante bastante tiempo", incide Pinillos, quien se acuerda de las palabras con las que le dio la bienvenida a la Academia. Ese día, el 7 de marzo de 2004, Pinillos dijo que "la increíble creatividad" de Castilla, sus conocimientos y su capacidad de llegar al público "contribuyeron de un modo decisivo a oxigenar y poner al día aspectos fundamentales de la vida del país".

"Era psiquiatra, con una experiencia muy grande, pero operaba como un psicólogo social para la gente", añadió.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios