Manguel: "Borges tenía muy poca paciencia con la estupidez"

  • Haber trabajado para el autor de 'El Aleph', lo ha "condenado" de por vida a hablar de él

A los quince años Alberto Manguel le hizo de lector a Jorge Luis Borges, quien, ya ciego, quiso revisitar a los grandes cuentistas antes de intentar componer sus propios relatos. En esos encuentros quedó deslumbrado por la inteligencia del escritor argentino y comprobó cuánto detestaba la estupidez.

"Borges tenía muy poca paciencia con la estupidez. Cuando algún escritor decía alguna tontería, su humor era absolutamente feroz y demolía con cuatro palabras la estupidez que fuera", afirmaba ayer Manguel en una entrevista con Efe.

Manguel (Buenos Aires, 1948) ha viajado estos días a España desde el sur de Francia, donde reside, para participar en el homenaje que se le ha rendido a Borges en la Casa de América con motivo del XXV aniversario de su muerte.

El haber trabajado como lector para el autor de El Aleph lo ha "condenado" en cierto modo a hablar de por vida sobre esa relación, cuya importancia él no supo calibrar en su adolescencia, aunque sí recibió "inconscientemente la gracia de su inteligencia".

"En una época como la actual, en la que se alienta la estupidez, Borges respetaba no solo su propia inteligencia, sino la de todo otro ser humano", comentaba Manguel, quien, con el paso de los años, se hizo escritor y se convirtió en uno de los mayores expertos mundiales en el tema de la lectura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios