Melopeas y sexo furtivo

Mark Eitzel es un tipo afable y educado, ejemplo de que los demonios interiores no tienen por que convertirte en un chulo desagradable. Cuando parecía que de American Music Club sólo quedaría su carrera en solitario, los resucitó para Love songs for patriots del 2004. Ahora vuelven mejorándolo con viejo nombre y nueva formación. Su voz balsámica canta sus eternas obsesiones, almas perdidas y corazones rotos en su mejor colección de canciones en lo que va de siglo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios