Moratalla se desvincula de CajaGranada y deja la dirección del Museo de la Memoria

  • El ex consejero de Cultura vuelve a su puesto en el Cuerpo Superior Facultativo tras ocho años en la entidad bancaria, donde comenzó a gestar en 2004 uno de los grandes proyectos culturales de la ciudad

Comentarios 4

"He quedado desvinculado de CajaGranada desde el 31 de mayo". Con una expresión legalista y una "punzada" en el estómago, Enrique Moratalla abandona la dirección del Centro Cultural CajaGranada-Memoria de Andalucía, casi coincidiendo con el tercer aniversario de un espacio al que el exconsejero de Cultura ha estado vinculado desde su gestación, cuando no estaban terminados ni siquiera los planos del flamante edificio diseñado por Alberto Campo Baeza. Moratalla diseñó el alma del Centro Cultural y ahora vuelve "con toda la humildad del mundo" a su puesto en el Cuerpo Superior Facultativo tras ocho años en la entidad bancaria. Y lo hace cumpliendo a rajatabla una de las máximas que el poeta granadino Luis García Montero ha dejado en su libro Una forma de resistencia: "Que el político tenga un sillón al que volver con dignidad". Se despidió de sus compañeros de viaje hace unos días con una de esas comidas que se alargan hasta la cena. Y en vez de una pluma o un placa, sus amigos le regalaron una camiseta negra con una leyenda: "Yo soy el culpable", una de sus frases de cabecera. "Desde hace tiempo venían anunciándome esta posibilidad y aunque desde el punto de vista técnico y del ERE de la empresa es una petición voluntaria esto no entraba dentro de mi hoja de ruta", matiza sobre su salida por la Puerta de la Cultura.

En estos días, Moratalla ha hecho balance de su paso por CajaGranada, desde que en 2004 se puso al frente de un proyecto en el que ha trabajado al principio una media de 12 horas diarias. "El centro es una referencia y no sólo arquitectónica -ha recibido premios en Buenos Aires y Estambul por su diseño- porque hemos conseguido hacer compatibles las geometrías con los usos", subraya. Además, el Centro Cultural CajaGranada ha recibido premios que lo han situado como uno de los mejores museos de Europa. "Pero en las circunstancias actuales, con el tsunami general, tengo la tranquilidad de que la propia entidad ha dicho por activa y por pasiva que tiene cuerpo de banco y alma de caja, lo que hace indicar que van a luchar para continuar con la labor de la Obra Social, que ha sido impagable", afirma Moratalla, que entró en el proyecto con Antonio María Claret y sale bajo el mandato de Antonio Jara. "Pero no hay que culpar a nadie porque estamos dentro de una situación de crisis sobrevenida y hay que adaptarse a las circunstancias". Pero insiste en que está tranquilo respecto al futuro del Museo de la Memoria "por la solvencia del equipo directivo de la entidad y porque según sus declaraciones van a defender la Obra Social hasta sus últimas consecuencias".

En los últimos meses Moratalla ha ocupado un discreto segundo plano en las presentaciones y en los actos del centro cultural. De hecho, en la presentación del ciclo de teatro infantil se sentó en la mesa de autoridades pero se limitó a escuchar el discurso del responsable de la Obra Social de CajaGranada. Ahora, además de su retorno a su puesto como funcionario, se hará escuchar en su faceta de cantautor y prepara un nuevo disco para finales de año dedicado a su memoria personal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios