La OCG se incendia con el proyecto de la Junta de cambiar su modelo de financiación

  • La Consejería de Cultura plantea respaldar a la orquesta mediante una subvención nominativa, lo que para el gerente de la formación implicaría la "insostenibilidad" económica del proyecto

A la cíclica polémica por la deuda de 700.000 euros del Ayuntamiento se suma ahora el proyecto de la Junta de Andalucía de financiar a la OCG mediante una subvención nominativa. Para Juan García Montero, concejal de Cultura, esta decisión "pone en peligro" la supervivencia de la orquesta mientras que para la Consejería de Cultura, el 1.472.000 euros que debe aportar en 2012 está asegurado "pero simplemente se está estudiando una fórmula alternativa para hacer efectivas las aportaciones", defiende el delegado, Pedro Benzal.

Según el gerente de la OCG, José Luis Jiménez, las nóminas mensuales de los músicos rondan los 150.000 euros, a lo que hay que añadir 80.000 de gastos sociales. En total, la formación tiene unos gastos fijos de 230.000 euros. El Ayuntamiento paga mes a mes su 1.452.000 euros de aportación anual, aproximadamente 120.000 euros cada 30 días. Así que, según el gerente, quedarían los 130.000 euros de la Junta para cerrar el presupuesto. "Tendríamos que hacer el gasto, facturarlo, pagarlo y después justificarlo ante la Junta. Y mientras ellos lo revisan, tendría que buscar del cielo el dinero para pagar las nóminas de los músicos y los seguros sociales, con lo que vamos a vivir del aire", insiste Jiménez.

Por su parte, el delegado de Cultura de la Junta explica que es sólo una cuestión formal a nivel contable. "De ahí a decir que la orquesta está en peligro es un disparate y una deslealtad, una difamación porque la Junta garantiza la vida de la orquesta pero está valorando si ejecutar las transferencias por un capítulo o por otro". Por contra, Juan García Montero entiende que "este modelo no respeta los compromisos asumidos y mina la solvencia del Consorcio Granada por la Música, pues queda ahora a expensas de todo el procedimiento de concesión de subvenciones, sus plazos de resolución e importes".

Además, el concejal muestra su extrañeza porque el organismo autonómico "no ha comunicado previamente en el Consejo del Consorcio sus intenciones ni da explicaciones algunas de los efectos que este cambio supone". Precisamente, el Consejo Rector de la OCG -que integran Junta, Ayuntamiento y Diputación- se reunirá el próximo 10 de febrero. En esta cita se abordará la nueva propuesta de financiación que en principio no saldrá adelante "porque Diputación y Ayuntamiento harán frente común frente a la Junta". En este punto, según José Luis Jiménez, se llegaría casi a un callejón sin salida porque el Consejo Rector es el único que puede hacer una modificación de los estatutos. "Y si no se aprueba en el Consejo Rector no se puede solicitar la subvención nominativa", explica el gerente de la OCG. "Así que la Junta debería volver al modelo original de financiación directa porque, de persistir en el nuevo modelo, legalmente no se podría pedir el dinero y este no llegaría de ninguna manera, con lo que habría que pedir créditos con sus intereses correspondientes".

Con todo, la situación no llega a los niveles que se encontró Jiménez al entrar en el área económica de la OCG con el anterior gerente, Oriol Ponsa, con una deuda de 2,5 millones de euros a Hacienda y cerca de un millón a la Seguridad Social. "A día de hoy no debemos nada a nadie", concluye Jiménez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios