Paseo por el fondo marino del jazz

  • La mítica banda neoyorquina Spyro Gyra regala en el festival una lección del mejor 'smooth jazz' de toda la historia

Una lección de smooth jazz. Una más de tantas que ha venido dando Spyro Gyra en los últimos treinta años, y que tanto han influido a otros grupos del género. Pero esta vez ha sido para el disfrute del fiel público de Jazz en la Costa, que acogió con gran entusiasmo la presentación de la banda neoyorquina.

En un parque de El Majuelo con el aforo a rebosar -era uno de los cuatro conciertos que ya había vendido todas las localidades antes del comienzo del festival-, Jay Beckenstein y compañía repasaron en una agradable noche distintas etapas de su trayectoria, abordando ritmos que iban desde el funk y el rithm & blues hasta el pop-rock. El recorrido fue desde sus éxitos comerciales de finales de los setenta y comienzos de los ochenta hasta la música easy listening que tan pocas veces escuchamos de forma voluntaria, aunque de ninguna manera nos resulta extraña.

Anoche en Almuñécar quedó claro que el nombre de Spyro Gyra, que según la anécdota contada por su fundador podría parecer casual, tiene mucho que ver con lo que inspira la formación. La suavidad y tranquilidad de la melodía consigue transportar al espectador a cualquier lugar remoto que desee, y que bien puede ser un fondo marino con algas marinas -como la spyrogyra- ondeándose y bailando al son de la apacible armonía instrumental. Una lección más de tantas, que ayer llegó a los oídos del festival de jazz sexitano para quedar en los anales de su recuerdo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios