Penrose: "Los ordenadores jamás podrán simular la mente humana"

  • El colaborador de Stephen Hawking, que acudió a Granada a estudiar los dibujos de la Alhambra y dar conferencias, dice que no "pueden llegar a comprender"

Existe la creencia, sobre todo en el mundo de la ciencia-ficción, de que algún día las computadoras podran imitar a la mente humana. Es una creencia equivocada. Los ordenadores jamás podrán imitar un cerebro. ¿Por qué? Porque un ordenador jamás será capaz de comprender genuinamente el universo. Ni de comprenderlo ni de tener consciencia del Universo. Ésa fue la teoría que ayer sostuvo en Granada Sir Roger Penrose, el físico colaborador de Stephen Hawking, quien pronunció la conferencia Ciencia y mente en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias y que hoy volverá a pronunciar otra en el Salón de Grados sobre Grandes misterios del Universo: ¿hubo algo antes del big-bang? Para Penrose, los ordenadores están aún muy lejos de entender el mundo.

El científico, autor del libro El camino a la realidad; una guía completa a las leyes del Universo, había acudido a Granada, aparte de para impartir sus dos conferencias, a estudiar los dibujos geométricos de la Alhambra para un libro que está en preparación. Penrose, creador de las "figuras imposibles" inspiradas en operaciones matemáticas, ve en los dibujos alhambreños muchos paralelismos con su propio trabajo analítico y con la obra del pintor holandés Maurice C. Escher, con el que mantiene una gran conexión intelectual.

El eje central de su conferencia Ciencia y mente fue la aseveración de que, al contrario de lo que se piensa, la parte de cálculo de las matemáticas es muy pequeña comparada con otras áreas más complejas. Y es en esas áreas más complejas, como las paradojas matemáticas, donde los ordenadores, que son simples herramientas de cálculo, se pierden. No pueden llegar a ser inteligentes.

"Una entidad no es inteligente si no comprende", dijo ante una Aula Magna completamente abarrotada. "Tampoco lo es si no es consciente. Para ser inteligentes hay que comprender y ser conscientes de algo". "¿Es un ordenador capaz de comprender genuinamente?", se preguntó. "Son buenos para calcular, ¿pero pueden entender? La inteligencia, sea lo que sea la inteligencia, requiere comprender".

Sir Roger Penrose explicó, a través de proyecciones, cómo el mundo físico da origen al mundo mental en el ser humano y cómo este mundo mental da origen al mundo platónico o el mundo de las matemáticas. En ese mundo, hay una gran parte de lógica o algo que va más allá de la mera computación y que requiere intución. A través de diversos ejemplos matemáticos y teoremas fue explicando cómo un ordenador se volvería loco calculando una paradoja matemática que un ser humano resolvería en segundos aplicando tan sólo la intuición.

El científico se adentró en la cuestión cuando empezó a utilizar ejemplos de física cuántica que explican las leyes del Universo y que no podrían ser calculados por un ordenar. El Universo, según explicó, se complica de forma aleatoria empleando diferentes leyes y diferentes patrones matemáticos que no pueden ser entendidos por una máquina que sólo se limita a hacer operaciones de cálculo.

Uno de los ejemplos que puso fueron sus propios 'mosaicos penrose': a partir de un simple cuadrado, Penrose va formando figuras diferentes con esos mismos cuadrados repetidos una y otra vez y que pueden dar figuras como una cruz o una F. Repitiendo esa forma de cruz o de F y encajándolas entre sí una y otra vez, una figura podrá encajar en un plano de papel por completo o no. Pero, para un ordenador, la figura esencial no sería la forma de cruz o la F, sino el cuadrado original. Esa sería su base de cálculo. Al percibir sólo el cuadrado básico y no intuir el patrón de la figura, el ordenador se vuelve literalmente loco haciendo cálculos que no encajan. Lo mismo le sucedería con las paradojas matemáticas que, en principio, deberían dar un resultado determinado respecto a un teorema dado y, sin embargo,arrojan un resultado completamente diferente. Un ordenador que no comprende ni es consciente sólo se pierde calculando.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios