Actual

Poveda presentará en septiembre en Granada su disco 'Enlorquecido'

  • El cantaor, que atendió ayer a los medios en el Centro Lorca, espera que se encuentren los restos del poeta

Comentarios 1

Miguel Poveda llegó ayer a Granada para presentar Enlorquecido, su homenaje en forma de disco al poeta de Fuente Vaqueros que un día antes había presentado en Madrid. Lo hizo casi cerca de las 12:30 después de haber estado contemplando la exposición con numerosa documentación relativa a la vida y obra del autor de Yerma que estos días se expone en el Centro Lorca. Allí, en el edificio de la Plaza de Romanilla y acompañado por el alcalde de la ciudad, el consejero de Cultura o la sobrina del poeta, dijo estar "viviendo un sueño". "Ha sido súper emocionante estar tan cerca de Federico, en su Granada, estar cerca de sus manuscritos y sus vivencias".

El cantaor comentó que si bien ayer era la visita oficial para presentar el disco, anteriormente "había acudiendo de forma anónima a los lugares de Federico". "Ya lo había hecho antes pero para este disco he vuelto a acudir de forma reiterada porque necesitaba humanizarlo y sentir su presencia con la mayor fuerza posible. Este trabajo ha sido un ciclón de emociones que no puedo describir".

A preguntas de los periodistas sobre la elección del momento para presentar una obra así, Poveda explicó que había tardado tanto porque "a Federico hay que afrontarlo cuando ya tienes una cierta madurez". "He esperado hasta ahora porque para hacer una obra entera sobre él tenía que estar impregnado de su obra".

Sobre la selección de temas, cuenta que ha sido muy libre. "Me he dejado llevar por las sensaciones sin ninguna dirección. He estado atento a lo que cada poema o carta de Federico me decía o me transmitía. He ido subrayando y así he elegido y confeccionando el disco sin seguir una ruta concreta. Al final lo que me he encontrado es un abanico de Federicos".

Esa es en su opinión la parte más interesante de este trabajo, "mostrar todas las vertientes de Federico, desde el más pasional al más comprometido socialmente, comprometido con la justicia. El Federico más popular, interesado por los paisajes de su tierra y el más telúrico pero a la vez entusiasta y viajero. El Federico más vanguardista, o el herido y muerto de amor. Y he tratado de reflejar todos ellos".

Quizás por eso, según explicó el día anterior en Madrid, la labor de poner voz a Lorca, se le antojaba "como escalar el Everest" y la iba dejando aparcada hasta su anterior álbum, Sonetos y poemas para la libertad (2015), en el que cantó dos composiciones del granadino. Asumido ahora el reto de dedicarle un álbum entero, Poveda subió la apuesta y su décimo tercer y último disco de estudio lo edita bajo su propio sello y encargándose él mismo de componer las músicas junto a su inseparable Joan Albert Amargós. "Ahora sé que puedo asumir el riesgo de hacer música, algo que sólo había hecho puntualmente".

Sobre cuándo regresará a Granada para presentar su Enlorquecido, responde que es la "gran pregunta" pero "no puedo contestar de forma concreta". "Es un sitio muy especial en esta gira y estamos buscando un escenario que sea especial, a la altura de Federico. En septiembre estaremos ofreciendo un concierto, pero no puedo adelantar nada más", comentó antes de enseñar su brazo tatuado con motivos de García Lorca.

Cuenta Poveda que su amor por el autor arrancó al leer por primer vez hace algunos años Soneto de la dulce queja y también por las miradas que sobre él proyectaron "genios" del flamenco como Camarón de la Isla y Enrique Morente en discos no menos míticos como La leyenda del tiempo u Omega, respectivamente. "Si lo conozco es porque ellos me lo mostraron; eso es lo que he querido repetir, transmitirle Lorca a la generación de mi hijo", afirmaba el cantaor antes de rechazar comparaciones con los citados álbumes.

No descarta continuaciones en el futuro de este Enlorquecido, pues se ha dejado en la recámara "gran cantidad de poemas" que tienen que ver "con lo que pasa hoy" y que le gustaría grabar.

De la capacidad visionaria del Poeta en Nueva York, para el cantaor llega al punto de anticipar su propia muerte, fusilado en 1936 en el entorno de Víznar-Alfacar, acontecimiento tras el que se perdió la pista de sus restos mortales, como los de muchas otras víctimas de la Guerra Civil.

A la cuestión de su opinión de la búsqueda de Lorca responde que le gustaría que se encontrasen sus restos, "pero hace falta un compromiso más firme con todas esas personas a las que les hubiese gustado encontrar a sus familiares". "A mí me gustaría que se hallaran los restos de Lorca y creo que están por esa labor, pero siempre digo que a Federico lo encuentras si quieres".

La gira del premio nacional de música arranca el 8 de junio en el Festival Jardins de Pedralbes de Barcelona. Le seguirán cerca de dos decenas de citas, como las del 22 de junio en el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla, la del 7 de julio en el Festival de la Guitarra de Córdoba o la del 14 de ese mes en Noches del Botánico de Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios