El Prado admite fallos en el suelo de la ampliación

  • n Obra El Museo reconoce que existen baldosas deterioradas y asegura que los desperfectos eran "previsibles"

El Museo del Prado admitió ayer que existen ciertas baldosas deterioradas en las zonas nuevas del museo, principalmente, en el vestíbulo y en la zona de recepción de visitantes, pero matizó que los daños no son "alarmantes" e incluso aseguraron que la aparición de "coqueras" (pequeños huecos en la masa de la piedra) era "previsible" al ser características de la piedra de Colmenar. En este sentido, explicaron a Europa Press que la elección de este tipo de piedra, utilizada en el suelo del vestíbulo, Sala de las Musas y zonas de distribución de la ampliación es "totalmente coherente" porque se trata del mismo material que utilizó Juan de Villanueva en la construcción original del edificio.

"De hecho, las escaleras originales del edificio Villanueva que se conservan en la zona norte del Museo mantienen todavía este material", alegó el Centro. Asimismo, argumentó que estos daños también pueden ser debidos al amplio de numero de visitas que ha recibido el Museo desde que se organizaron las primeras Jornadas de Puertas Abiertas en abril.

Las mismas fuentes señalaron que ya han informado de los daños tanto a la dirección facultativa de la obra como a la Gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Cultura para que se proceda a la sustitución de las piezas que sean necesarias. En esta misma línea, valorarán si es conveniente darles algún tipo de "tratamiento preventivo que se hará en el momento más conveniente en función de la actividad del Museo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios