Producción española en la última de Pixar

  • Uno de los tres diseñadores españoles que participan en la producción de 'Wall.E' es granadino.

Poco dicen en principio los nombres de Rodrigo Blaas, Enrique Vila y Carlos Baena, pero en seguida el interés aumenta si se explica que son los únicos tres diseñadores españoles -de un equipo de 300- de la última joya de Pixar, el robot enamorado Wall.E, que llega a las salas el 6 de agosto. Ellos se toman con humildad su pica en San Francisco y bromean cuando se les pregunta si se puede estar más arriba en su disciplina después de formar parte de Pixar (artífice de, entre otras, perlas como Buscando a Nemo, Los Increíbles o Ratatouille), pero los tres coinciden en alabar "el ambiente de trabajo del estudio, en el que se cuida por encima de todo la creatividad de los diseñadores".

Además en su filosofía artística no tratan la animación como un género, como algo sólo para niños, "sino como un medio para contar todo tipo de historias", añade el granadino Rodrigo Blaas. Esa vuelta de tuerca que persigue Pixar en cada filme viene ahora en Wall.E a través de varias "apuestas de riesgo", tal y como explica el canario Carlos Baena, como por ejemplo el atreverse por primera vez con la ciencia ficción (siguiendo la estela de filmes como La Guerra de las Galaxias), la primera media hora muda o la ausencia de grandes actores entre los dobladores. "Eso ha hecho que nuestro trabajo al diseñar, gane en profundidad y emotividad, puesto que en los gestos tiene que explicarse todo", apostilla Baena, quien junto a Rodrigo Blaas se ha encargado precisamente de dotar de sentimiento a los personajes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios