La Reina inaugura en Madrid la gran muestra de homenaje al 'Guernica'

  • La exposición 'Encuentros con los años 30', con más de 400 piezas y dividida en seis secciones, contiene obras exhibidas por primera vez en España

La Reina inauguró ayer la exposición Encuentros con los años 30 en el Museo Reina Sofía, una muestra realizada con motivo del aniversario del Guernica y formada por más de 400 obras de algunos de los artistas más importantes del siglo XX, entre ellos Pablo Picasso, Joan Miró, Yves Tanguy, Moholy-Nagy, Man Ray, Max Beckmann, Robert Delaunay, André Masson, Piet Mondrian o Wassily Kandinsky.

Esta exposición será una ocasión única para ver varias piezas que visitan España por primera vez, en el marco de una muestra que pretende presentar este convulso período no sólo desde las narrativas propagandísticas, sino también desde la manera en la que los artistas tuvieron que trazar su propio camino en un ambiente de creciente violencia. La exposición propone una mirada en episodios a la década de los 30 estructurada en seis secciones: Realismos, Arte Abstracto; Exposiciones Internacionales; Surrealismo, Fotografía, cine y carteles; España, Segunda República, Guerra Civil y Exilio. En cada una de ellas se plasman las principales preocupaciones y problemáticas que marcaron la década desde el punto de vista político, estético y cultural.

La exposición arranca con los realismos de artistas fascinados por los conflictos culturales como el retrato, el trabajo, el ocio o la vida cotidiana a través de los trabajos de Guston, Beckman o una obra inédita de Berni. A continuación viene la abstracción como forma de investigación creativa y en la que tampoco faltan artistas como Klee, Baumeister, Kandinsky, Calder, Mondrian o Hans Arp. Y, en medio de la década de los 30, surge la expansión del surrealismo. La sección se articula a partir de las exposiciones internacionales surrealistas que tuvieron lugar en Londres, París y México, y en las que se mezclaron nombres como Miró, Picasso o Ernst. Las obras de Breton, Roland Penrose, Magritte, Matta o Dalí documentan esta sala que se completa con una proyección sobre el surrealismo organizada por el MoMA en 1936.

La segunda planta del Museo, donde se exhibe la colección permanente, acoge tres áreas fundamentales de la exposición que corresponden a la República, la visión nacional e internacional de la Guerra Civil española y el exilio. Comienza esta parte de la segunda planta con una sala dedicada al teatro, en concreto con los telones que el artista Alberto Sánchez realizó para La romería de los cornudos (1933), ballet protagonizado por La Argentinita en ese año. Se trata de una de las joyas de la colección del Museo que no se exponía desde la gran exposición que le dedico el Reina Sofía a Alberto hace 12 años. Otra de las líneas de fuerza de la muestra es Goya y su influencia como icono de la Guerra Civil. Por otro, la República utilizó su obras como eje central de varias exposiciones que organizó en el extranjero para recaudar fondos.

Por otra parte, en la parte dedicada al Pabellón del 37 se recogen los encargos que hizo específicamente la República a grandes artistas de vanguardia residentes en el extranjero, como Julio González, Picasso o Miró.

Los responsables de la muestra han destacado el número de depósitos, donaciones y préstamos que el Museo ha conseguido cristalizar. Entre ellos el importante depósito realizado por la familia de André Masson (1896-1987) formado por medio centenar de piezas del artista y que van a formar parte de la muestra y del contexto de la colección del Museo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios