Rocío Molina desnuda su alma en el espacio privado de su 'Almario'

  • La artista actúa esta noche en el teatro Alhambra, en el marco del ciclo 'Flamenco viene del Sur'

Juego de formas, texturas y colores. La bailaora malagueña Rocío Molina presenta hoy en el teatro Alhambra su espectáculo Almario, estrenado el pasado año en el Festival de Jerez. La artista, que ya inauguró en enero junto a Merche Esmeralda y Belén Maya el ciclo Flamenco Viene del Sur que organiza la Junta de Andalucía, repite ahora presencia pero como única protagonista de un espectáculo en el que desnuda su alma y regala su concepción del taranto, de la seguiriya, del garrotín, de la soleá y de la fiesta.

En Almario, la bailaora interpretará y actualizará bailes de ayer, componiendo formas de hoy desde la intimidad de su cuarto, mediante sucesivos cambios de vestuario. Un recurso que la obligará a permanecer en escena desde que se levanta hasta que cae el telón. Mostrará así su alma en el espacio privado del ropero y ofrecerá un sentido homenaje a Fernanda Romero y a Pilar López.

Y es que, bajo la dirección de Miguel Serrano, Almario rinde homenaje a las distintas épocas del cante y baile flamenco. El propio director explica en la información relativa al espectáculo que "en el vestidor de Rocío -isla que flota entre el cielo y el mar y en la que transcurre la acción-, tradición e innovación se funden con la confianza del que no se siente observado, sin la responsabilidad de ofrecer resultados. Allí, "el arte y sus conflictos no necesitan ocultarse entre oropeles y máscaras".

Toda una declaración de intenciones que invita al espectador a asomarse a un espacio único en el que también tomarán parte los cantaores José Valencia y Antonio Campos, los guitarristas Francisco Cruz y Juan Requeña, las palmas de Guadalupe Torres y Popi y la percusión de Sergio Martínez. Todos ellos arroparán al "baile del mañana", tal y como la crítica define el buen hacer de la joven artista. Y es que Molina se encuentra en plena ebullición creadora: camina orgullosa y desafiante por los senderos de la más radical modernidad, aunque con raíces añejas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios