Saramago lleva la reflexión más humana al Teatro Alhambra

  • El Centro Andaluz de Teatro representa la obra 'In nomine Dei' hasta el 17 de febrero con la dirección de José Carlos Plaza y 28 actores en escena

Estreno de In nomine Dei en Sevilla. El director, José Carlos Plaza, enarbola el móvil para que el autor, José Saramago, escuche desde la cama las ovaciones del público. La obra, "un grito contra la intolerancia" ambientada en el siglo XVII, llega esta noche al Teatro Alhambra y estará en cartel hasta el próximo 17 de febrero. In nomine Dei es una adaptación de Centro Andaluz de Teatro (CAT) que se centra en un conflicto entre católicos y protestantes en la ciudad alemana de Münster, donde los protestantes instalaron una especie de comunismo evangélico, eliminando las deudas y el dinero, y que acabó con más de 10.000 muertos. Y entre los 28 actores en escena -que encarnan a más de cien personajes- destaca la imponente figura de Carlos Álvarez Novoa, el tierno anciano de la película Solas, de Benito Zambrano. En su opinión, la obra "es una síntesis de gran teatro". "Alguien puede pensar que un texto de Saramago, con toda su carga de profundidad, puede ser poco teatral, que primará la parte inrelectual, pero ha conseguido crear personajes de carne y hueso, personajes profundamente humanos que además hacen sentir", enfatizó ayer Álvarez Novoa durante la presentación.

Según Francisco Ortuño, director del CAT, "la primera gran virtud de la obra es que está escrita por un hombre cercano, como es Saramago, que habla al público de aquellas cosas que quiere escuchar y es capaz de movilizarlo".

En este sentido, Ortuño destacó que In nomine Dei, a pesar de estar situada en el siglo XVI, habla de "la intolerancia humana y de lo que pasa todos los días, en nuestra casa, con nuestros vecinos, con el sistema político, y por eso creo que la obra tiene esa rabiosa actualidad". El director del CAT puso especial énfasis en que se trata de una obra de teatro y no una novela de Saramago, "lo que significa que un premio Nobel ha entendido que el teatro tiene cosas que decir".

Y casi emulando al también actor Alberto San Juan en la gala de los Goya, el granadino Manuel Monteagudo dijo que la función plantea temas muy actuales como son el fanatismo religioso, la intolerancia, la lucha por el poder, la violencia y la muerte, que "es lo que nos encontramos todos los días cuando abrimos el periódico, sin ir más lejos en España, con la Conferencia Episcopal". Igualmente, destacó que la obra tiene "un trabajo coral impresionante, que da mucha fuerza al reparto, algo que los asistentes al Teatro Alhambra tendrán especial oportunidad de comprobar, al estar tan cerca el escenario del público". "A los espectadores les salpicará la sangre", apostilló Álvarez Novoa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios