The End

  • La historia del cine ha dejado grandes bocetos de películas sin final por falta de dinero, tiempo o desastres técnicos. Para 'The Imaginarium of Doctor Parnassus', sin embargo, hay esperanzas

Ver a Don Quijote luchando contra caballeros encerrados en la pantalla de un cine hubiera sido una escena propia del mismísimo Cervantes, pero para Orson Welles fue una más de sus frustraciones. Nunca lo llegó a ver. Ya sea por falta de dinero, falta de tiempo o una serie de catastróficas desdichas, hay multitud de películas sin final. En el caso del creador de Ciudadano Kane, el escaso presupuesto que provenía de su bolsillo tuvo la culpa.

El mismo personaje era el protagonista de El Hombre que Mató a Don Quijote, una idea de Terry Gilliam -miembro de los Monty Phyton- que acabó en desastre por la multitud de problemas técnicos que sufrió. La película terminó perdiéndose en los extensos campos manchegos pero mutando en documental con el nombre de Lost in la Mancha, gracias al ingenio deKeith Fulton y Louis Pepe, que cuentan cómo no se hizo la película. El mismo director, Gilliam, ha estado a punto de volver a sufrir el revés de no ver un filme acabado: el proyecto en el que participaba el recientemente fallecido Heath Leadger, lógicamente, tuvo que ser abortado.

Para los cinéfilos amantes de directores, actores o colaboraciones curiosas que no aparecieron nunca en los créditos, quedan auténticos diamantes en bruto para la historia. Tal es el caso de los intentos del propio Welles (de quien también cabría destacar su incompleta El corazón de las tinieblas), los deseos del prolífico Kubrick (Napoleón, Los papeles arios o Inteligencia Artificial) o participaciones como la de Marilyn Monroe, que ya en Vidas rebeldes, aunque acabada,no era más que la sombra de lo que había sido en el aspecto intelectual, con continuos olvidos del guión como contaban sus compañeros de reparto.

Entre los bocetos de películas de por sí poderosos, se encuentra el que hizo para los Hermanos Marx el fabuloso Dalí. En 1937 escribió un guión para los Marx con el nada comercial Giraffes on Horseback Salad (Jirafas en ensalada de lomos de caballo), para el que realizó también unos cuantos dibujos preparatorios. La película no se llegó a realizar, pero no fue la única en el caso del genial artista. El proyecto nació de la amistad con Harpo y fue el primer paso de Dalí en su acercamiento a la cultura de masas. Hubiera compartido también papel principal con Welles en la adaptación al cine de Dune por Alejandro Jodorowsky o participado con Walt Disney en Destino. Sin embargo, en este último caso el cortometraje quedó sin concluir debido a los problemas económicos de la compañía tras la Segunda Guerra Mundial.

Las ideas de Dalí no son el único legado que alguien podría aprovechar en un futuro. Otros han querido pulir aquellos diamantes que surgieran en la mente de grandes creadores y cuyo esplendor final no ha sido tan brillante. Ocurrió con Spielberg en Inteligencia Artificial. Escuchó de su amigo Kubrick la idea y, en ese sentido, imprimió toda la emoción posible.

Unos brillan aun sin ser filmados y otros brillan por su ausencia. España también se ha quedado sin grandes finales. Es el caso del prometedor proyecto de Juanma Bajo Ulloa, quien tenía en mente la idea de llevar a la gran pantalla El Capitán Trueno. Estaba bastante desarrollado, pero nunca salió la película, al parecer, por desavenencias con la productora Filmax. En 2006, la valenciana Maltés Producciones anunció que había adquirido los derechos del personaje para hacer la película. En mayo de 2007 se presentaron los primeros trailer y poster promocionales en el festival de Cannes. El filme se rodará en inglés y lleva por título Thunder Captain. Su estreno previsto sería en 2009.

No obstante, entre las razones forzosas para dejar de rodar, se lleva la palma la desaparición de los actores protagonistas. Pasó con Marilyn Monroe en su último papel en Something's Got to Give y ha ocurrido hace unas semanas con el actor Ledger en la fantasiosa película de Gilliam. En el primer caso, aunque fue despedida por sus continuas ausencias, la actriz fue readmitida de nuevo en la película de George Cukor, con Dean Martin, aunque finalmente no se terminara de grabar por su repentina muerte.

Lo mismo pasó con Dark Blood. Se trata del western que rodaba River Phoenix cuando falleció de sobredosis en 1993 y que tuvo que ser suspendido puesto que quedaba mucho por grabar.

Sin embargo, en el caso de la película de Gilliam, todavía hay esperanzas. Según el diario británico The Sun, el director de The Imaginarium of Doctor Parnassus deseaba contar con Deep para sustituir al famoso actor de Brokeback Mountain para ultimar las grabaciones que se iniciaron en el 2007.

Finalmente, los actores Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell han participado en un casting para reemplazarlo y parece ser que los tres han firmado para participar en The Imaginarium of Doctor Parnassus, que recorre los excéntricos arrebatos del dueño de un extraño espectáculo ambulante que gana la inmortalidad en una apuesta con el diablo. "El personaje de Ledger en el filme es transportado a tres dimensiones distintas y fantásticas. Estos nuevos mundos que el personaje visita a través de un espejo paranormal, serán habitados ahora por Depp, Law y Farrell", según explicó hace unos días una fuente del estudio de cine que realiza la producción, no dispuesta a rendirse tan fácilmente.

Algo parecido pasó con el actor de Drácula por excelencia, Bela Lugosi, y su infame sustituto tras morir en Plan 9 from Outer Space de Ed Wood o con Brandon Lee, quien murió en pleno rodaje de un tiroteo de El cuervo. En este caso la película pudo estrenarse y tener un final gracias a un doble y los efectos digitales. Es una forma de 'salvar' el The End.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios