La UGR edita un libro sobre la reconstrucción de Berlín y Munich

Miguel Martínez Monedero analiza la reconstrucción de Munich con la perspectiva de la tradición y la renovación; así como la reconstrucción de Berlín, considerando la búsqueda de una nueva identidad, en el libro Proyectar el vacío. La reconstrucción arquitectónica en Munich y Berlín tras la Segunda Guerra Mundial. La obra, que acaba de publicar la Editorial de la Universidad de Granada (EUG), se encuentra dentro de la colección monográfica Biblioteca de Arquitectura y Restauración que dirige el profesor Javier Gallego Roca.

El volumen trata de la búsqueda de una nueva identidad en la reconstrucción de Berlín, así como de la tradición y la renovación en la reconstrucción de Munich, tras la crisis sufrida a partir de 1945 respecto de los principios de restauración aceptados hasta entonces por la crítica.

La extraordinaria magnitud de los daños sufridos durante la Segunda Guerra Mundial por los bombardeos sistemáticos sobre los centros históricos, con la consiguiente ruina de las ciudades, tuvo como consecuencia una profunda crisis de los principios de restauración aceptados por la crítica de forma genérica hasta 1945. La restauración arquitectónica, entendida ya como disciplina autónoma, moderna y actualizada, se vería afectada por una honda crisis que acabaría por determinar la práctica renovación de sus principios.

La profesora Elisa Valero Ramos, del departamento de Expresión Gráfica Arquitectónica y en la Ingeniería de la Universidad de Granada, da cuenta, por su parte, en el prólogo de este libro, de cómo en Munich la pretensión de borrar de la memoria la tragedia inmediata lleva, en algunos casos, a rehacer los edificios con un mimetismo formal que oculta la realidad de los nuevos sistemas constructivos.

Martínez Monedero afirma que Munich se había convertido, antes de la Segunda Guerra Mundial, en paradigma de la arquitectura clasicista, pues la capital bávara había destacado en el contexto europeo durante los siglos anteriores, "donde numerosos edificios monumentales como Glyptohek, la Alte Pinakothek, o la Residenz, y gracias a los esfuerzos de reyes mecenas como Luis I y II de Baviera y arquitectos como Ziebland y Von Klenze habían convertido a Munich en un gran exponente de la arquitectura clasicista".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios