La danza reivindica su sitio

  • El Festival de Granada acogerá siete prestigiosos espectáculos de ballet y flamenco de mano de las mejores compañías españolas y europeas

El Ballet del Teatro di San Carlo de Nápoles presenta el 24 de junio 'La Cenicienta' en los escenarios del Generalife. El Ballet del Teatro di San Carlo de Nápoles presenta el 24 de junio 'La Cenicienta' en los escenarios del Generalife.

El Ballet del Teatro di San Carlo de Nápoles presenta el 24 de junio 'La Cenicienta' en los escenarios del Generalife. / G. H.

Muchas son las disciplinas artísticas que, a lo largo de la historia, han ido marcando diferentes maneras de ver la vida. Desde las primeras pinturas rupestres hasta el Pop Art, pasando por corrientes determinantes como el Renacimiento, el Romanticismo o las tendencias vanguardistas, el teatro, la música y especialmente la danza se han ido nutriendo de diversas técnicas estilísticas hasta conformarse como artes de gran referente cultural a nivel mundial. Enlazadas por un fuerte nexo de unión, en concreto música y danza siguen complementándose perfectamente para crear auténticas piezas creativas pensadas para deleitar a todos los públicos.

A la espera de ultimar los preparativos de la 66ª edición del Festival, que tendrá lugar desde el próximo 23 de junio y 14 de julio, el organismo celebra con actuaciones clave el Día Internacional de la Danza. Establecido en 1982 por el Comité Internacional de la Danza del Instituto Internacional del Teatro (ITI) de la UNESCO, el 29 de abril fue el día elegido para conmemorar dicha disciplina, en memoria del nacimiento de Jean-Georges Noverre, bailarín y maestro, considerado el creador del ballet moderno.

El festival homenajeaa los clásicos Maurice Béjart, Roland Petit y Antonio 'el Bailarín'

"La danza revela todo el misterio que la música esconde", dejaba patente en sus escritos Charles Baudelaire allá por el siglo XIX, una idea que numerosas compañías de baile han ido perpetuando progresivamente y de la que Granada ha sido partícipe. Con el Festival Internacional de Música y Danza de Granada a la cabeza, de hecho, se pretende fomentar anualmente, desde 1953, la vocación por estas dos disciplinas artísticas en la ciudad.

Trisha Brown, coreógrafa y bailarina fallecida el pasado 18 de marzo, es la imagen de este 2017 elegida para proclamar la importancia de la danza en el mundo, a modo de homenaje. "La danza proyecta y amplía el lenguaje universal de la comunicación, dando lugar a la alegría y a la belleza, al avance del conocimiento humano", reflexionaba, resaltando sus virtudes, la artista en declaraciones anteriores.

Además, el Consejo Internacional de la Danza, conjuntamente con el Programa de Hambre Mundial (PHM) y el Gobierno del Principado de Mónaco, ha lanzado la campaña Danza a cero hambre. El proyecto está ideado para la promoción de hábitos alimenticios saludables y de oportunidades vocacionales, a través de la danza y la educación. El PHM ofrecerá comida a ochenta millones de personas ubicadas en ochenta países distintos.

Aprovechando la conmemoración, el Festival de Granada ha puesto su granito de arena con la programación de una serie de especiales eventos relacionados con la danza tanto nacionales como europeos. Catalogado como un "instrumento vivo de acción cultural, educativa, turística y socio-económica", cinco espectáculos de ballet y dos de flamenco se adueñarán de los escenarios granadinos, además de todos aquellas disciplinas -desde clásico hasta el contemporáneo- que también gozarán de su protagonismo.

Con un aforo máximo para 10.600 localidades en el Generalife, romperá el hielo la compañía de ballet del Teatro di San Carlo de Nápoles, uno de los más antiguos de Italia, que presentará el 24 de junio una producción renovada de la adaptación del tradicional cuento de Perrault, La Cenicienta, cuyas entradas ya han sido agotadas. Dirigido por Giuseppe Picone, en el ballet, que está estructurado en tres actos, los bailarines podrán demostrar al público la maravillosa técnica del conjunto. La música correrá a cargo del compositor ruso Sergei Prokofiev, quien expresará toda la poesía del amor compartido por los protagonistas en un mundo mágico.

Dos días después, 26 de junio, el mismo grupo actuará por segunda vez realizando un viaje por la obra y fuentes de inspiración de Roland Petit, caracterizada por su modernidad y orginalidad. Bajo el nombre de Pink Floyd Ballet, el director mostrará el lado más literario del coreógrafo francés basándose en las obras de Proust y Blake y acompañándose de música del célebre grupo británico, por el que sentía especial admiración. El espectáculo constituyó un experimento que en los años 70 hizo vibrar las bases del estilo neoclásico, permitiendo la difusión hacia nuevas y amplias audiencias hasta el momento desinteresadas en el arte de la danza.

El 30 de junio, con las entradas ya agotadas, irrumpe en el Teatro del Generalife el Ballet Nacional de España. Su director, Antonio Najarro, homenajea a Antonio Ruiz Soler, 'Antonio el Bailarín', uno de los mayores maestros de la danza española muy vinculado al Festival desde sus comienzos, puesto que fue quien inauguró el escenario del monumento nazarí en 1953. El grupo de baile representará El sombrero de los tres picos (1958), con música del compositor gaditano Manuel de Falla.

A continuación, el 4 de julio volverá con un nuevo estreno a España el Béjart Ballet Lausanne, bajo la dirección del coreógrafo también francés Gil Roman. Defensor del legado artístico de Maurice Béjart, Roman aboga esta vez por una "declaración de amor a Béjart y a la vida", una reciente propuesta con motivo del décimo aniversario de la creación de la compañía y de la muerte del artista. Concebida como una rapsodia coreográfica, los bailarines exhibirán su fuerza, técnica e inspiración sobre el maestro acompañados de música tradicional del Chad, judía, hindú y centroeuropeas de Vivaldi y Beethoven, entre otras.

El 8 de julio, llega de la mano del director artístico Ted Bransen Het Nationale Ballet, el Ballet Nacional de Holanda, una de las compañías más respetadas de los Países Bajos, formada por 80 bailarines con procedencia de múltiples países. Con un extenso repertorio que combina tradición e innovación, presentarán en Granada un programa armónico en el que se verá incluida la obra Tarantella, del coreógrafo estadounidense Balanchine, y piezas elogiadas coreografiadas por los aclamados Van Manen y Rudi van Dantzig. El programa cerrará con una nueva versión de Don Quixote, producida por Alexei Ratmansky, uno de los coreógrafos más solicitados y prestigiosos del ballet contemporáneo.

Centrando la atención ahora en el mundo del flamenco, el Festival de Granada acogerá las actuaciones de la compañía de María Pagés y Patricia Guerrero. El jueves 6 de julio Yo, Carmen ocupará los escenarios del Generalife dando voz, esta vez lejos de pretender convertirse en una adaptación de la obra del escritor Prosper Merimée, a todas las mujeres, desarmando los estereotipos masculinos y femeninos infundados socialmente con el objetivo de silenciar "la esencia de la mujer real", explican desde el Festival.

Por último, la Plaza de los Aljibes ha sido el lugar elegido para la presentación de Catedral, un montaje de la bailaora granadina Patricia Guerrero. Convirtiéndose en el proyecto más complejo y ambicioso de su trayectoría artístico, la fuerza y la rebeldía caracterizarán el 13 de julio la puesta en escena de su nueva creación, ya presentada exitosamente en la pasada edición del Bienal de Flamenco de Sevilla.

Simultáneamente a los espectáculos programados por el Festival, se han organizado una edición más los Cursos Internacionales Manuel de Falla, en los que se instruirá sobre danza clásica y española y piano para danza, especialmente dedicados a personas con diversidad funcional, en colaboración con la Obra Social 'La Caixa'. Además, se expanden por toda la ciudad y provincia de Granada, a través del FEX, una serie de actividades destinadas al disfrute ciudadano de a pie, realizadas en espacios exteriores gratuitamente y en las que participarán grupos de danza urbana, entre otros.

Con homenajes a Roland Petit, Maurice Béjart y Antonio 'el Bailarín' y dos estrenos nacionales a destacar, el Festival Internacional de Música y Danza de Granada despedirá el 14 de julio una de los encuentros culturales más importantes a nivel local e incluso nacional, que agrupa a los mejores conjuntos musicales y a las compañías punteras dancísticas de España y Europa, aportando por dos de las disciplinas artísticas más bonitas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios