Los dibujos del adiós del pintor José Caballero se despliegan en la sala Granero

  • La exposición 'Buscaba el amanecer' recrea las últimas horas de vida de Federico García Lorca

La atmósfera se congeló cuando la viuda de José Caballero, María Fernanda, contó durante la inauguración de la exposición Buscaba el amanecer que Federico García Lorca había prometido ir a pasar el verano del 36 a su casa de Huelva junto a su madre Vicenta. "Como Federico decía que sí a todo, pero luego muchas veces no iba a los sitios, mi marido le escribió preguntándole: ¿Federico, es verdad que finalmente te vas a venir a Huelva? Pero Federico no respondía, y al cabo de unas semanas mi marido recibió una carta donde por detrás, con letras rojas, le decían que por su seguridad personal, no volviera a escribir más a esa persona".

Fue una de las anécdotas más impactantes de la noche. La exposición de José Caballero Buscaba el amanecer es una colección de 37 cuadrados cedidos por la Fundación Caballero-Thomás de Carranza.

Destaca un cartel de 1976 correspondiente precisamente al primer homenaje que se hizo a García Lorca en democracia. También una serie de pinturas que rememoran la amistad entre el poeta y el pintor. José Caballero (Huelva 1915-Madrid 1991) y Federico García Lorca se conocieron y rápidamente empezaron a colaborar juntos en multitud de proyectos artísticos. Tras la muerte del poeta, en el año 1968 el pintor vino a Granada a conocer el paraje de Víznar donde fue fusilado, lo que le causó tal impresión que realizó una serie de dibujos, acuarelas y grabados donde recreaba la muerte de su amigo. La exposición muestra esos originales que reconstruyen las últimas horas de la vida del poeta. La muestra está comisariada por Víctor Fernández Puertas y también contiene la edición del Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, que Caballero ilustró o el oceto del mural que Lorca le encargó justo antes de su muerte y que estaba pensado que realizara en la Huerta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios