"No soy un fan de los superhéroes, prefiero el error a la perfección"

  • El autor de '100 Balas' en Vértigo participa en la charla 'Tebeos made in USA' en el XIII Salón del Cómic de Granada

Es uno de los guionistas con más reputación en la industria norteamericana del cómic. Autor de 100 Balas en Vértigo y varios episodios de Superman, Batman y El Increíble Hulk, el escritor Brian Azzarello participó ayer en una mesa redonda del XIII Salón Internacional del Cómic de Granada junto a sus compañeros de profesión Phil Jiménez, el autor de Wonder Woman, Jill Thompson, la dibujante y creadora de la serie Scary Grandmother y Carlos Esquerra, el ilustrador español que destacó por su Perro de Estroncio. Los escritores e ilustradores debatieron en torno a los Tebeos Made in USA sobre las diferencias que existen entre las publicaciones gráficas europeas y estadounidenses.

-¿En qué se distingue el cómic europeo del norteamericano?

-La diferencia que existe entre el cómic europeo y el estadounidense es algo que se puede resumir en una o dos palabras: superhéroes. No hay es tipo de personajes en Europa y sin ellos estamos en un mundo mucho mejor... [risas]

-¿Por qué cree que estos personajes protagonizan tanto los cómics en Estados Unidos?

-Creo que fuera de Estados Unidos los lectores de cómic tienen una mente más abierta a otro tipo de historias. En mi país los superhéroes son famosos por sus fantasías agresivas, por la perfección de los personajes...

-Como guionista, ¿es partidario de la 'superheroemanía'?

-No suelo escribir cómics de superhéroes y cuando me ha tocado hacerlo prefiero darle un enfoque psicológico que justifique la acción del personaje y lo acerque al lado humano. Intento buscar aquello que lo diferencia de los demás sin centrar la historia en las escenas de lucha. Prefiero escribir sobre personas que cometen errores, porque creo que no disfruto de los superhéroes. Son demasiado perfectos para mí.

-¿Cuales son las mayores dificultades que encuentra un escritor a la hora de comenzar una nueva historia?

-Lo más difícil es poner el final a la historia. Creo que se tiene que empezar a escribir una historia a partir del final de la trama. Es como empezar un libro al revés, leer las últimas líneas y con esa pista arrancar el guión. Y esto es lo que le lleva más tiempo a un escritor; pueden ser semanas o meses para ajustar la idea en tu cabeza. Una vez que se me ocurre, el desenlace del resto suele salir fácilmente.

-¿Cómo se compagina el trabajo del ilustrador con el del escritor? Resultará complicado...

-En primer lugar escribo el guión y después se lo mando al dibujante. Normalmente trabajo con personas que son de fuera de Estados Unidos. Es curioso, vivo en Chicago y normalmente son dibujantes extranjeros con los que suelo trabajar. De Argentina, Italia y un español, Víctor Santos, al que conocí en un encuentro hace cinco años. Desde entonces hemos tenido un proyecto entre manos y parece ser que ahora va a ver la luz.

-Entonces no es la primera vez que participa en un festival de cómic español. ¿Qué le parece el Salón del Cómic Internacional de Granada?

-Es la tercera vez que visito España. He pasado por Sevilla, por Barcelona y ahora Granada. Me parece un encuentro fascinante, las personas que lo hacen, los humoristas gráficos y los fans... Todo es una gran experiencia para mí. Es un lugar muy especial.

-¿Cree que un encuentro como éste permite que nuevos creadores se acerquen al mundo del cómic y comiencen a arrancar sus carreras?

-Sí, por supuesto. Es muy bueno reunir a todo el mundo en un mismo espacio porque ayuda a hacer contactos entres creadores y seguidores , algo que suele ocurrir sobre todo después del Salón, en el bar [risas]. Es curioso como mi español mejora delante de una barra.

-¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del cómic?

-Es más difícil para un escritor que para un dibujante porque lo último que quiere hacer el editor es leerse algo. Los editores pueden darse cuenta casi de inmediato, con un solo vistazo. Si el dibujante tiene talento y merece la pena, no les toma apenas tiempo. En mi caso, tuve que ser muy persistente al principio, pero tuve la suerte de toparme con un editor que apoyaba mi trabajo y lo quería proyectar. Pero, definitivamente, lo más importante es meter la cabeza y que publiquen tus creaciones para que la gente empiece a conocerte.

-¿Hay algún dibujante español al que admire especialmente o con el que le gustaría trabajar?

-Considero que Juan Jiménez es uno de los dibujantes más grandes que tiene el país. Es fantástico. Uno de sus trabajos más importantes fue La Casta de los Metabarones, una serie de ciencia ficción. Actualmente trabaja en Humanoids. Por otro lado, Jordi Brune sería una persona con la que estaría encantado de trabajar. Sería todo un honor, admiro mucho sus creaciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios