"Es gratificante ver el aprecio de la gente por la cultura"

  • Amelina Correa deja de estar al frente de la cátedra García Lorca tras dos años en el cargo

La catedrática de Literatura Española seguirá con su labor docente en la Universidad. La catedrática de Literatura Española seguirá con su labor docente en la Universidad.

La catedrática de Literatura Española seguirá con su labor docente en la Universidad. / g. h.

Quizás lo más importante que consiguió Amelina Correa durante los dos años al frente de la Cátedra García Lorca de la UGR fue empujar fuerte para que la universidad fuera precisamente eso, universal. Los actos y actividades programados por esta catedrática de Literatura Española se llenaban, pero no solamente de expertos en la materia o estudiantes. La cultura llegaba a toda la ciudadanía.

Amelina Correa dejaba la pasada semana el cargo como responsable de la Cátedra por cuestiones personales, y ahora, mientras se encuentra convaleciente de un postoperatorio, -aunque la vocación no le permite dejar de hablar con alumnos ni terminar sus trabajos, ya que no deja ni la docencia ni la investigación- la granadina recuerda cómo, por ejemplo, cuando tuvo lugar el centenario de Teresa Jesús se organizó un concierto recital en el convento de las Carmelitas Descalzas y el éxito fue tal que la cola daba la vuelta a la manzana. "Quiero hacer hincapié en la colaboración que hemos tenido con otras aulas, seminarios y cátedras, donde he encontrado mucha receptividad con sus compañeros y hemos hecho cosas interesantes", explica la docente.

El llevar la cultura a todo tipo de público ha sido otra de sus grandes satisfacciones mientras estaba al cargo de la Cátedra Lorca. "Tengo que decir que a raíz de haber renunciado he recibido mucho apoyo de todo el mundo, es muy gratificante comprobar el aprecio de la gente por la cátedra y la cultura", comenta Correa, que explica además que sobre todo valora que el público asistente era muy variado, no especializado, si no "personas interesadas en la cultura en un sentido amplio".

Las actividades realizadas durante estos dos años fueron dispares, aunque las citas más llamativas fueron la celebración de efemérides como la de Shakespeare, Cervantes o Santa Teresa de Jesús o el centenario de la presencia de Federico García Lorca en la Alpujarra; y los encuentros con autores españoles de primer nivel como Ian Gibson, Anna Rosetti o Ángeles Mora. A tenor de esto la especialista dice que no se queda "con el gusanillo", todos los grandes nombre han estado cubiertos.

"He procurado diseñar actividades atractivas para el público, transferir el conocimiento y que no permanezcan solamente en la universidad", cuenta Amelina Correa cuando se le pregunta por el perfil de su cargo. Por otra parte, la catedrática confiesa que sobre todo echará de menos el contacto con el publico -en muchos casos fiel y no universitario- de los que incluso recibía felicitaciones tras las actividades. "Se interesaban, había un feedback posterior".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios