Como hermanos

El encuentro no es nuevo. La fusión o la colaboración de la música andalusí y el flamenco llevamos viéndolo en estas tierras hace más de 20 años con Macamajonda, una obra, ya clásica, del poeta José Heredia Maya, con la colaboración de Addesdsadak Chekara (fundador de esta orquesta). Después, se han asomado a este mundo desde el Lebrijano hasta Arcángel, pasando por Enrique Morente. Son dos músicas hermanas, paralelas. Parece una la evolución de la otra. Incluso los tangos de Granada provienen de nuestro pasado andalusí. La Orchesta Chekkara de Tetuán lleva tiempo incorporando a sus espectáculos a artistas flamencos. El miércoles, en el Palacio de los Córdova, estos músicos presentaron su obra Tetuán-Granada-Sevilla, siglos de entendimiento y música, que más que un concierto es una declaración de intenciones: "Por encima de las nacionalidades y las religiones está el ser humano y nuestra madre tierra", dijo Aziz Samsoui en la presentación. Curiosamente muchos de los palos del flamenco tienen su paralelismo en la música andalusí. Este concierto no es una búsqueda ni una adaptación, sino un encuentro. Con un buen sonido, el aire de bulería impera en la pieza de presentación. La segunda entrega es una farruca que culmina por tangos. Los músicos se alternan, se imbrican. Los ayes musulmanes de Jallal Chekara o de Yuossef El Hossaini encuentran su eco en las voces de Vicente Gelo y Alicia Cuña. Con todo y con eso, una delgada línea separa aún las dos manifestaciones. Es la bailaora Mari Ángeles Gabaldón quien ensambla por completo los temas que aborda y los redondea con admirable sentido. Los aires abandolaos dan paso a otra farruca acelerada, y ésta a una soleá por bulerías, también bailada. El baile es ancestral y de ahora. Recoge el testigo de las bailarinas magrebíes y de las bailaoras flamencas. La tradicional copla Ábreme la puerta verde por rumbas en la voz de Alicia es muy aplaudida. El recital termina con una seguiriya notable en la voz dulce de Vicente, que baila Ángeles con cola negra y palillos, lo que sorprende en un tema trágico. Ante la insistencia de los incondicionales asistentes, fuera de programa, interpretaron La Tarara, en la que participó el público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios