'La joven Dolores' de Christina Rosenvinge llega al Alhambra

  • La cantante, una de las voces españolas con más personalidad, presenta esta noche en Granada su último disco dentro del ciclo 'Pop-Rock' de la Junta de Andalucía

La cantante Christina Rosenvinge, una de las voces más personales y fascinantes de la escena independiente española, participa esta noche en el ciclo Pop-Rock del Teatro Alhambra, donde hará un repaso por los éxitos de su carrera y presentará en directo los temas de su último La joven Dolores.

Si el exitoso Tu labio superior suponía el feliz reencuentro de la cantante con el castellano -desde Mi pequeño animal (1994) no escribía todo un disco en esta lengua-, La joven Dolores confirma el renovado romance de Rosenvinge con el español y, además, con plus de emoción. Sus versos ganan literatura. Son letras que pueden leerse como hermosa poesía. Y, en gran parte, como una cuidada revisión de mitos femeninos que durante estos últimos años han interesado a la artista: Canción del Eco -con Hubley en el papel de Eco- recuerda, en clave folk-pop la historia de la ninfa condenada no sólo a repetir palabras ajenas, enfrentada ahora a un Narciso contemporáneo; Eva enamorada es la historia de una Eva rota y dolorida, reticente a volver a poner un pie en el Edén; el coheniano Desierto tiene como heroína a la mujer de Lot, convertida en sal tras mirar atrás; y más mitología la que hay detrás de las voces de sirena que se escuchan en el radiante estribillo de Mi vida bajo el agua.

En una obsesión clara por la magia, la tensión y el brillo de las palabras, Rosenvinge se ha rodeado para La joven Dolores de los músicos que la apoyaron en su anterior aventura: Steve Shelley (Sonic Youth) en la batería; Chris Brokaw (ex Come) en guitarras; Jeremy Wilms en bajo y guitarras y su inseparable Charlie Bautista en guitarras y teclado. Se suman, además, Aurora Aroca de Boat Beam al violonchelo, piano y coros y Benjamin Biolay, Georgia Hubley (Yo La Tengo) o el propio Wilms en tareas vocales.

La joven Dolores es, según afirma la cantante, un trabajo "muy personal y sincero", salpicado de su pop noventero. "Muchas de las canciones nacen de un impulso natural e inmediato, como Jorge y yo, un tema con el que explico lo importante que fue para mí mi hermano durante nuestra infancia", ha asegurado Rosenvinge en varias ocasiones.

Las otras, que tienen en la religión y en los mitos femeninos a sus protagonistas, el mensaje está también claro: "Todo el mundoes dueño de su destino. Vivimos en un momento en el que la religión tiene un gran peso.A menudo, la gente delega la responsabilidad de sus actos en un Dios hipotético. La idea que quiero transmitir aquí es que cada persona es dueña de su destino y responsable de lo que hace", afirma Rosenvinge en varios medios.

Mi vida bajo el agua, Tu sombra, La idiota en Mi (mayor) o La noche del incendio son otros de los once temas incluidos en La joven Dolores, canciones escritas con un lenguaje "muy sencillo" sobre "sentimientos cotidianos pero universales".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios