"Los mecenas no existen, ahora los músicos deben ser hombres orquesta"

  • La Guardia regresa a casa para presentar lo mejor de más de 25 años de carrera en un concierto en la sala de Cinema 2000

Comentarios 1

Al frente de una de las bandas imprescindibles del rock español de los años 80, Manuel España vuelve esta noche a ponerse en frente del público de su ciudad en el concierto de inauguración de la sala de Cinema 2000 y acompañados por otros veteranos en esto de la música: Guerrero García.

-¿Qué supone volver después de tanto tiempo, encontrar una generación diferente de seguidores y ver su respuesta?

-No es un regreso porque, en realidad, nunca lo he dejado, siempre he estado tocando en directo en sitios pequeños y grabando discos, aunque a nivel más independiente. El público siempre nos ha acompañado, en los buenos y malos tiempos, y es muy variopinto, de padres a hijos. Es increíble que una banda que se formó hace más de 25 años llegue a varias generaciones y que nuestras canciones no pasen de moda; es lo que más me gusta y el sueño de cualquier músico que pretenda vivir de esto.

-¿Hay muchas diferencias entre el público de los ochenta y el de hoy?

-Todos hemos crecido y, evidentemente, ahora lo vivimos más tranquilamente, aunque las nuevas generaciones se siguen poniendo en primera fila, gritando y cantando con nosotros en los conciertos. Creo que lo que más ha cambiado es la forma de hacerse con la música, es decir, todo lo referente a las descargas que tanto daño esta haciendo a los nuevos artistas y a la cultura en general.

-Hay canciones de La Guardia que parecen imperecederas...

-Siempre he pensado que las canciones compuestas con una sola guitarra y voz nunca pasan de moda ya que no están sujetas al arreglo del momento. Creo que lo auténtico perdura y las modas, como vienen, se van. Ya lo decía Lennon: si al día siguiente de componer una canción te acuerdas es que es buena. Creo que componer sin papel y con el corazón también influye.

-Hoy el mundo ha cambiado mucho con respecto a las nuevas tecnologías: las descargas de internet, el mp3... ¿Cómo afectan esos cambios a un músico?

-A ver, como creador es fantástico poder grabar una idea y tenerla masterizada en un CD sin tener que moverte de casa, pero a los estudios de grabación y a los músicos de estudio no creo que les haga mucha gracia, por no hablar de las discográficas. Por otra parte, es cierto que se pierde parte de la magia al no tener un soporte físico como ocurría al comprar un vinilo; ya no puedes ojear la información de los artistas, ni de cómo, dónde o cuándo se hizo el disco, y eso es algo que a los verdaderos amantes de la música nos molesta. Ahora sólo podemos elegir el color de nuestro reproductor de mp3.

-¿Y no existe ni un lado bueno?

-Cosas positivas sí que hay, por supuesto, si todo fuese negativo ya lo habríamos dejado. Es imposible ser negativo en una ciudad como Granada, teniendo dos hijas maravillosas y, para colmo, haciendo y viviendo del rock.

-¿Los músicos de hoy deberían enfocar su música de otra manera? ¿Quizá olvidarse de los derechos de autor y buscar nuevas vías?

-Creo que deben de olvidarse de los royalties, no de los derechos de autor. Es decir, ahora no deberían pensar en que van a hacer un disco y se van a forrar vendiéndolo, sino que les va a servir de soporte para darse a conocer y para poder tocar en directo. Por eso sí que se puede sacar algo de pasta como autor y la SGAE funciona muy bien en ese sentido, así que yo animaría a los nuevos artistas a financiar sus propios discos siempre que les sea posible. La figura del mecenas con el puro que te lleva al estrellato ya no existe, ahora hay que hacer de hombre orquesta si quieres llegar lejos.

-Ha hecho una reedición de viejas canciones acompañado de voces nuevas ¿Qué tal fue la experiencia?

-Ha sido una de las experiencias más difíciles de llevar a cabo, pero la más bonita de toda mi carrera. Ha sido como un sueño hecho realidad poder ver, por ejemplo, a Ariel Rot tocando mi Telecaster y cantando una canción compuesta por mí. Todos los artistas me gustan y han marcado mi vida de una u otra forma, así que creo que ha merecido la pena el esfuerzo, ya que cada uno se ha llevado la canción a su terreno sin dejar de sonar a La Guardia. Además, este disco ha servido para quitarle el polvo a las viejas melodías y conseguir que suenen actuales y mejor.

-¿Cuál es el nuevo proyecto que tiene ahora en mente?

-De momento, terminar de promocionar este disco ya que sólo hemos mostrado al publico un single y hay muchas colaboraciones que han quedado muy bien, aunque ya estoy pensado en el siguiente... Me gustaría hacer un buen disco de estudio con nuevas canciones, pero hace un año que ya lo hicimos con Sobre ruedas, así que ahora toca componer y esperar.

-¿Algo de nervios por presentar nuevo trabajo en casa?

-Siempre hay algo de nervios, cuando hay responsabilidad y te gusta hacer las cosas bien, es inevitable, lo que pasa es que ya estoy acostumbrado a vivir así y lo veo normal. Con el tiempo he aprendido que a la tercera canción desaparecen, pero no puedo negar que Granada es el sitio que más cosquillas en el estómago me produce.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios