"El musical es un género teatral que va a tener mucho futuro en España"

  • El Palacio de Congresos de Granada acoge el estreno mundial de 'Cruce de vías', una obra original con tres historias dentro de una que recrea algunos de los mayores éxitos musicales de los últimos cuarenta años

Llegó el gran día. Anoche se produjo en Granada el estreno de Cruce de vías, un musical original creado por la productora Eventísimo y dirigido por el suizo Darío Regattieri en el que participa como director artístico un madrileño criado en Granada, Diego Molero. El montaje narra los tres posibles desenlaces que le pueden a ocurrir a un joven en una estación de trenes dependiendo de con cuál de esas personas en el andén comienza a charlar. El musical, en el que participa una veintena de actores cuenta con una banda que toca en directo grandes éxitos de los últimos 40 años, como Unchain my heart, de Joe Cocker, It's raining men, de The Weather Girls o YMCA, de The Village People. Más de un año de producción y un millón de euros de inversión. Diego Molero, más conocido en su faceta como actor dentro de la serie El comisario, está exultante en su estreno como director artístico de un musical.

-¿Cómo fue la decisión de que un musical de estas características, que estará de gira por todo el país, se estrenase en Granada?

-Bueno, se debe a que nuestra empresa, Eventísimo, es una compañía afincada en Sevilla. Ellos querían que el estreno se hiciese en una de las capitales andaluzas y surgió la oportunidad de hacerlo en el Palacio de Congresos de Granada. A mí me dieron una enorme alegría. La verdad es que la decisión yo no tuve ninguna influencia. Yo soy el director artístico y no sabía cómo estaba organizada la gira. Pero fue un gran motivo de alegría saber que era en Granada, en mi ciudad.

-¿Cómo surgió la idea de hacer un musical que fuera absolutamente nuevo, original, y no una versión de alguno de los músicales de Broadway o Londres?

-Es un proyecto que empezó a gestarse hace más de un año cuando Darío Regattieri tuvo la idea de hacer un musical nuevo, propio. Yo me incorporé al equipo en la última fase de todo el plan, para realizar la selección de actores y comenzar los ensayos, pero ellos se han tirado casi un año y medio trabajando sin descanso. Al final, hemos terminado todos, técnicos, actores, responsables, como una gran familia.

-¿No entraña un gran riesgo lanzarse con un musical original, del que el público no tiene referencias previas?

-Sí, pero ,al mismo tiempo que es muy arriesgado, es también muy gratificante verlo en pie. Desde el primero momento no quisimos hacer una copia de otro musical. No queríamos copiar cualquier musical que viésemos en Londres o en cualquier otra parte. Es mucho más gratificante y más emocionante ver cómo transcurre sobre la escena algo que has leído en un libreto, que has estado imaginando durante meses en tu cabeza, algo en lo que tú puedes aportar muchas más cosas.

-¿Cómo se hizo la selección de las canciones?

-En una primera fase empezamos seleccionando los grandes éxitos de los últimos treinta o cuarenta años. Queríamos que el público se sintiera identificado con la música que estaba escuchando en vivo, que las canciones que oía le recordasen parte de su propio pasado. Una vez decididas las canciones, las fuimos incluyendo en las distintas situaciones para que fueran acompañando la narración de la historia. Cruce de vías son tres historias dentro de una historia. Y cada historia tiene su propio leit-motiv. La primera historia es bastante alocada, la segunda es mucho más dramática y la tercera es muy romántica. Fuimos encajando las canciones dentro de esos diferentes aires del musical.

-¿Es duro montar un musical en España?

-El musical es lo más duro de montar, desde luego. Hay que aunar tres disciplinas diferentes como son la interpretación, el canto y la danza. Si es difícil montar una obra de teatro, montar un musical es el triple más difícil. Pero lo gratificante de todo esto es que estamos consiguiendo llevar a las salas a un público que ya se había acostumbrado a no ir a los teatros. Un musical es algo muy complicado, desde luego, pero es muy gratificante ver al público.

-¿Y compensa artísticamente y económicamente?

-Bueno, yo no estoy en los trabajos de producción y no sé si compensa económicamente, pero artísticamente compensa muchísimo. Ver cómo de una idea, de un libreto, de un guión, se le da vida a una obra que termina alzándose sobre el escenario es algo muy gratificante y muy bonito. Es un sentimiento indescriptible lo que se experimental al verlo.

-¿Tiene futuro el musical en España como género?

-Por supuesto que sí. Se puede apostar por él. Se trata de una manera de entretener al público diferente y se está viendo cómo está triunfando con obras como La bella y la bestia, Queen, Mamma mía, basado en canciones de Abba o el último, Hoy no me puedo levantar, con canciones de Mecano. Es un género en auge, aunque aún quedan muchas cosas por hacer. Nosotros también hemos abierto un nuevo camino al hacer un musical original. Y esto es sólo el principio, porque ya se están fraguando grandes ideas. Lo que queda por venir son, precisamente, musicales originales que ofrezcan nuevas propuestas y nuevas sorpresas. Desde luego, estoy absolutamente convencido de que tiene mucho futuro en España.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios