Cine Dos caballeros unidos dentro y fuera de la pantalla

Una pareja de miedo

  • T&B publica el libro 'Christopher Lee & Peter Cushing. Los caballeros del terror británico', el homenaje que Juan Manuel Corral rinde a dos grandes figuras del cine

Uno llevaba una estaca y el otro colmillos, pero cuando terminaban de rodar los dos iban juntos, como buenos amigos, a tomar una taza de té. Christopher Lee & Peter Cushing. Los caballeros del terror británico (T&B Editores, 2008) es el libro en el que Juan Manuel Corral (La Coruña, 1974) repasa su amistad y sus carreras. En sus 424 páginas, con 148 ilustraciones, cabe casi todo sobre estas dos figuras del cine que superaron las limitaciones del género que les hizo populares.

La tesis de Corral es que Lee y Cushing estaban condenados a encontrarse. Muchas son las coincidencias en sus vidas: ambos fueron víctimas de quemaduras simultáneas en sendas películas de 1963, cojearon ante las cámaras al mismo tiempo, compartieron temporadas de inactividad y precariedad profesional... Todos les asociamos. Ya lo dijo Cushing con humor: "Tenía cartas que me solicitaban una foto con Christopher Lee. Pensaban que vivíamos juntos en una cueva de Whistable", que era donde él residía.

Su asociación comenzó con La maldición de Frankenstein (1957), exitosa producción de la Hammer. Desde ese momento, y duraría muchos años, el tándem comenzó una carrera conjunta que les llevaría a ser figuras fundamentales del terror. En su relación, algo poco usual, los roles estaban bien definidos: Lee era el monstruo, Cushing el hombre -bueno casi siempre-.

Antes de llegar a estar juntos, en la pantalla, ambos ya habían recorrido mucho camino. El mayor de los dos, Peter Cushing (1913-1994), acumuló 139 trabajos, y su primer largometraje fue El hombre de la máscara de hierro (1939). El menor, Christopher Lee (1922), lleva 262 trabajos, su primer largometraje fue Corridor of mirrors (1948), aún está en activo, tiene seis filmes por estrenar y no parece que vaya a retirarse. Su gran dedicación es algo más que tenían en común.

"Reducir el legado de estos artistas y enmarcarlo de forma exclusiva dentro del denostado género fantástico sería una falta imperdonable tanto para el profesional como para el fan. El legado de Cushing y Lee se sustenta además por sus agraciadas apariciones en trabajos de toda clase", escribe Juan Manuel Corral, quien espera que el lector de Christopher Lee & Peter Cushing. Los caballeros del terror británico lo lea "como si fuera una novela antes que una obra de consulta".

No existe casi nada que Juan Manuel Corral no cuente de Lee y Cushing. El exhaustivo repaso a sus películas no deja ninguna sin comentario, ni tampoco las curiosidades habituales. Por ejemplo, Carrie Fischer tuvo dificultades para encararse con Cushing en La guerra de las galaxias (1977), en la que el inglés interpretaba al mezquino y cruel Tarkin: el actor era tan encantador que la estadounidense no podía ni mirarle mal.

Lo último que hicieron juntos fue narrar el documental Flesh and blood: The Hammer heritage of horror en 1994, año en que Cushing murió. Ni tan siquiera pudo asistir al estreno de la segunda de las partes que lo componían.

Juan Manuel Corral comenzó a escribir de cine en fanzines, pero actualmente lo hace en revistas especializadas y ha publicado otros dos libros: Los estudios Ealing. Cómicos a go gó y Hammer: la Casa del Terror.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios