El viajero apasionado

Un paseo por el patrimonio natural de Granada

  • El libro 'Guía Geológica' descubre los cambios sufridos por el relieve granadino que han dado lugar a paisajes tan espectaculares como el de Sierra Nevada, el Valle del río Castril o Sierra Gorda

Más de treinta espacios únicos en el mundo para un paseo geológico por Granada. Lugares que partieron del Macizo Ibérico, la estructura más antigua de toda la península, que constituyó desde hace más de cuatrocientos millones de años un continente emergido a raíz del cual se han ido formando las cordilleras que rodean la península, en cuyo sudeste se encuentra la Bética. Un recorrido por el patrimonio natural de Granada.

Esos paisajes son los protagonistas del libro Guía geológica de Granada, de los geólogos de la Universidad Antonio Jabaloy, Jesús Galindo y Carlos Sanz. Editado por la Diputación, dentro de la colección Los Libros de la Estrella, la obra se publica con el objetivo de divulgar el paisaje granadino a través de los cambios que ha sufrido y sigue sufriendo su relieve.

Los picos de Sierra Nevada, la espectacularidad del Valle del río Castril, la 'joven' costa granadina o el gran queso Gruyère que parece Sierra Gorda, debido a sus numerosas simas y cavidades, componen la especial lista del complejo relieve de la provincia.

Sierra Nevada

Si hay algo que diferencie a Granada de cualquier otro lugar de España es la altura que alcanzan las cumbres de Sierra Nevada -el pico del Mulhacén con 3.482 metros-. Para Jabaloy, ésa es la principal particularidad de la provincia, lo que la diferencia de todas las demás, y, por tanto, el lugar por el que habría que comenzar en un recorrido geológico por la conocida como Alta Andalucía.

"La construcción de su relieve la separa de cualquier otra provincia española. Habría que irse a Alpes o al Alto Atlas de Marruecos para ver algo parecido, por encima de los 3.000 metros de altura".

Jabaloy, Galindo -doctores en Geología por la Universidad de Granada- y Carlos Sanz -profesor de investigación del CSIC en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra- han seleccionado más de treinta paisajes por sus diversas y múltiples características, aunque, "por supuesto, podríamos haber incluido muchísimos más".

Además de una descripción rigurosa científicamente, los autores acompañan la publicación con fotografías de los parajes y esquemas y mapas, "algo habitual en nuestro trabajo y que además puede ayudar al lector a comprender el, en ocasiones, complejo lenguaje geológico", explica el investigador de la UGR.

De la conocida sierra, Jabaloy recomienda conocer no sólo las cumbres sino todo el entorno. "Ver cómo se va elevando la Sierra, descubrir los materiales de playa a mil metros, a setecientos y verlos en el Purche, en Canales...".

El relieve que estamos viendo se está formando delante de nuestros ojos. En algunos casos, se erosiona, en los sitios más bajos se rellena y se deposita, los ríos que logran llegar al mar forman los deltas…

Es la particularidad de un paseo donde habría que imaginar para comprenderlo que al principio todo estaba sumergido y ahora, "estamos rodeados de montaña. Las rocas nos muestran la evolución, la historia de la cadena de ese registro histórico, de cómo se forman las rocas, cómo se deformaron, todo lo que hace que vivamos en una cadena de montañas y no en una inmensa llanura".

La Costa

Tras Sierra Nevada, una visita obligada sería a la Costa granadina, que se ha formado recientemente a base de sedimentos.

Como propone el autor, llama la atención la Costa, "con todos los 'problemas' que tiene: los cauces que están desembocando, aportando arena, los acantilados donde no hay arena, la erosión...". Y también la cadena litoral, "lo que está separando a Granada del mar: Sierra Tejeda, Sierra Almijara, Sierra de Lújar, La Contraviesa…

De todos los lugares, uno de los que más sorprende a Jabaloy es el Valle de Castril "por el relieve tan fuerte que tiene y la morfología tan espectacular, con las montañas, el valle encajado… Además en él no hay apenas presencia humana que haya modificado su paisaje".

El valle está encajado entre la Sierra de Castril y Sierra Seca, dentro del Parque Natural de la Sierra de Castril. Es muy estrecho y tiene fuertes desniveles que oscilan entre los 500 y los 1.000 metros.

Por supuesto, el paseo debe incluir la cuenca de Guadix-Baza que se extiende según una orientación nordeste-sudoeste. Es, probablemente, una de las zonas de mayor contraste paisajístico de Andalucía oriental, donde relieves llanos y bajos quedan circundados por grandes sistemas montañosos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios