Un piano muy personal

Apenas dos semanas después de echar el telón en el Teatro Isabel la Católica, la Oficina Técnica del Festival de Jazz propone un exquisito concierto a cargo del trío de Chano Domínguez en el Auditorio de la Casa de la Cultura de Monachil.

Un artista con sobrado empaque y talento para llenar un espacio que no envidia en aforo al del propio teatro, sede principal del Festival de Granada. Domínguez pasa por ser el músico que mejor ha integrado los mundos del jazz y del flamenco. Y con todo merecimiento. El tema de la música de fusión es casi siempre una cuestión controvertida. Desde que, mediados los sesenta, e influido por la alargada figura de Jimi Hendrix, Miles Davis diera uno de sus más sonados volantazos para experimentar con lo que se vino a llamar jazz-rock, las músicas de fusión han ido conquistando cada vez a un mayor número de artistas dispuestos a explorar sus territorios, y cada vez más aficionados han ido asumiendo como propios sus lenguajes.

Pero también es cierto que en muchas ocasiones los mestizajes musicales han dado resultados artificiosos, fallidos o pretenciosos. Y es que si bien es verdad que la mayoría de las músicas que hoy conocemos y escuchamos tienen su origen en fusiones de orígenes diversos -el mismo rock and roll-, también lo es que estas mixturas que han dado origen a nuevos géneros lo han sido tras un largo proceso de convivencia entre unas músicas y otras. Se trata de fusiones que han surgido, digamos, por cauces naturales. No es el caso de la fusión auto consciente que muchos músicos se han propuesto. Una mezcla practicada desde la intelectualidad, y que muchas veces ha dado resultados ortopédicos. Con Chano Domínguez, en todo caso, estamos ante un ejemplo de lo primero y no de lo segundo.

Su música navega con naturalidad entre géneros porque no pertenece a un mundo o a otro sino a ambos a un tiempo. Así los ritmos de los tanguillos rezuman aires criollos, los de la soleá adquieren la cadencia de un solo y los del fandango transpiran swing. Y cuando toca jazz la personalidad de su piano sugiere compás flamenco. Así lo demostró el sábado el mejor embajador del flamenco en el mundo del jazz y viceversa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios