Una ruta de película

  • La primera mujer directora de cine, el reparto de la serie 'Isabel' y hasta el intrépido arqueólogo Tadeo Jones han viajado hasta Granada para guardar en celuloide sus historias

Una de las estampas más bellas de la Alhambra en el rodaje de la serie de TVE 'Isabel'. Una de las estampas más bellas de la Alhambra en el rodaje de la serie de TVE 'Isabel'.

Una de las estampas más bellas de la Alhambra en el rodaje de la serie de TVE 'Isabel'. / G. H.

Los mejores pintores, músicos y poetas del mundo encontraron la inspiración y se vieron encandilados por los hermosos paisajes de Granada durante siglos. . La irrupción del cine hizo que tanto directores como productores fijaran su mirada en el reino nazarí, un espacio idóneo para guardar en celuloide sus largometrajes.

Desde la primera mujer directora de cine, Alice Guy Blanché, a la segunda película sobre el intrépido arqueólogo Tadeo Jones como protagonista en la que visita el enigmático monumento de la Alhambra. Granada siempre ha mostrado el mismo esplendor ante el objetivo de las cámaras.

Esta ruta muestra algunas de las más destacables filmaciones realizadas en diversas zonas de la ciudad y como punto de partida se encuentra el monumento estrella de Granada. La Alhambra ha servido de escenario en la segunda entrega de las aventuras de Tadeo Jones, con una escena clave para el desenlace de la historia en el Patio de los Leones. "No los toquen como el personaje", advertía el director del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández Manzano, durante la presentación del filme. En su viaje, Tadeo también pasea por otros enclaves granadinos tan conocidos como el Albaicín o el Puerto de Motril.

A su vez, la exitosa serie de TVE Isabel supo recrear el esplendor de los palacios nazaríes del tiempo de la reina católica, así como los momentos de intriga que se sucedieron durante los últimos días de Boabdil entre los muros de palacio.

La siguiente parada es el maravilloso jardín situado al lado del Teatro Manuel de Falla, que está acompañado de unas vistas de infarto. El Carmen de los Mártires fue uno de los lugares elegidos por la conocida serie El Príncipe para rodar una de las secuencias indispensable para el desenlace de este relato amoroso entre Morey y Fátima.

Por su parte el director español Imanol Uribe se sirvió del emblemático hotel Alhambra Palace para recrear uno de los momentos más duros de la película Días Contados, donde la alerta de búsqueda de un integrante de ETA hace que la relación entre el terrorista y una prostituta se encuentre en un punto crucial sin retorno.

Otro gran cineasta patrio, Miguel Hermoso, rodó la conmovedora historia de La luz prodigiosa en la zona del Realejo, concretamente la famosa Cuesta del Caidero. En este filme se produce el emotivo reencuentro entre un viejo campesino y el hombre al que ayudó durante la Guerra Civil que mendiga por las calles de Granada. A medida que la historia avanza también se produce un estudio de la figura de García Lorca y su relación con la ciudad que lo vio nacer, mostrando rincones concretos que sirvieron de inspiración al poeta en algún momento de su vida.

Regresando al tema histórico, Carlos V volvió a la Alhambra gracias a la producción de la serie Carlos Rey Emperador, la cual narraba la vida de esta ilustre figura histórica conocida en todo el mundo. El detalle más curioso de la grabación reside en la utilización del recién restaurado Cuarto Real de Santo Domingo para celebrar el enlace entre el Emperador e Isabel de Portugal, aunque la boda en realidad tuvo lugar en Sevilla.

Otra parada más es la de la famosa Calle Duquesa, situada a espaldas de la Facultad de Derecho y uno de los escenarios clave para el largometraje Muerte en Granada. Este trabajo, protagonizado por Andy García, explora en clave de novela de misterio los oscuros acontecimientos que rodearon los últimos días de Federico García Lorca en 1936.

Esta ciudad también llegó a la India al más puro estilo Bollywood con Heart Attack. La película de Puri Jagannadh situó a decenas de bailarines en Plaza Nueva para realizar una de las escenas más destacadas del largometraje. Esta historia cuenta con los ingredientes esenciales: amor, canciones y coreografías corales que inducen al espectador a bailar de forma frenética, trasladando un trozo de la ciudad al exótico mundo cinematográfico hindú.

Una historia mucho más oscura se escondía detrás de la doble vida del sastre granadino en Caníbal. Carlos, quien en principio aparece como un hombre respetable, acaba siendo un asesino de mujeres con las que no tiene relación afectiva para más tarde comérselas. Ganadora del Goya a la Mejor Película tras sus ocho nominaciones, Manuel Martín Cuenca consiguió ambientar esta escalofriante historia de cine negro usando las laberínticas y enigmáticas calles que conforman el barrio del Albaicín.

El famoso Mirador de San Nicolás fue el lugar elegido por la primera persona en ser realizadora de una película y de un metraje en general. Alice Guy Blanché, una francesa que acabó marcando un antes y un después en el mundo del celuloide, decidió en 1905 grabar las maravillosas vistas de este lugar hacia la Alhambra en una de las primeras grabaciones cinematográficas de la historia. Estas imágenes embaucaron al público parisino, iniciando de esta forma la presencia de la ciudad nazarí en el cine.

La última parada de esta ruta tiene que ver con uno de los cantantes españoles más conocidos de todos los tiempos, Rafael Romero que fundió el carisma propio e inconfundible de Manolo Escobar con el característico barrio del Sacromonte para rodar el filme Todo es posible en Granada. El largometraje, basado en la adaptación de la comedia fantástica de José Luis Sáenz de Herencia, trata las diferencias y conflictos que surgían entre los extranjeros que comenzaban a interesarse por la ciudad y los propios granadinos, quienes luchan por mantener su característico estilo de vida. El Sacromonte representa cómo este pueblo ha conseguido adaptarse a los nuevos habitantes sin perder la autenticidad propia.

Películas rodadas en la provincia

Son muchos los puntos de la provincia granadina que también se han ganado un hueco en la gran pantalla. El cineasta Fernando León de Aranoa escogió la zona minera de Alquife para grabar Un día perfecto. Esta comedia romántica, ganadora del Goya al Mejor guión adaptado, utilizó un poblado minero perteneciente a la explotación cuando la mina aún se mantenía en activo, simulando a la perfección una zona de guerra y abandono perteneciente a Kosovo, lugar donde transcurre la película.

El conocido actor Sean Connery también estuvo en tierras granadina protagonizando El viento y el león. El largometraje de John Milius permitió al castillo renacentista de La Calahorra dar de nuevo el salto a la gran pantalla. Esta magnífica construcción adquirió el protagonismo que se merece en una formidable escena donde Connery se aleja de la fortaleza a lomos de su caballo mientras una nube de polvo rodea toda la pantalla, dándole si se puede un toque más enigmático aún.

Otra leyenda de Hollywood, Clint Eastwood, viajó a la provincia con el fin de rodar una de las películas más épicas de la historia del séptimo arte: La muerte tenía un precio. La locomotora Baldwin, situada en Guadix, es una de las más famosas de España debido a sus apariciones en la gran pantallas. Las vías de esta máquina de vapor fueron el escenario ideal para el gran Lee Van Cleef en una de las escenas de esta película. La producción recoge la historia de dos cazadores que acaban uniéndose para derrotar a un enemigo común, a pesar de las diferentes motivaciones que los llevan a ello.

También se cuela en esta lista una de las nominadas al Oscar como mejor película. Doctor Zhivago consiguió hacerse un hueco en la memoria de todos, no solo por los seis galardones que acabó recibiendo, sino por sus característicos personajes unidos a impactante trama que no dejó a nadie indiferente. La localidad de la Calahorra fue el enclave elegido para la grabación de la formidable escena del entierro de la madre de Yuri Zhivago, dejando una espectacular estampa de Sierra Nevada al fondo que consiguió enamorar el público que creían encontrarse en Rusia.

Pero sin duda, una de las escenas más recordadas por su etiqueta made in Granada está rodadada en la estación de tren de Guadix para el largometraje Indiana Jones y la última cruzada. La localidad accitana pasó a convertirse durante unos momentos en la ciudad turca de Iskenderun. Esta secuencia, protagonizada por Marcus Brody, es una de las más destacadas de la producción, una de las más famosas de la saga.

Por último, la famosa locomotora Baldwin vuelve a ser la protagonista en Rojos, galardonada con tres de las 12 nominaciones a los Oscar.La máquina de vapor realizó un recorrido que atravesaba lugares como La Rambla y el Puente Grao. De esta forma, El Marquesado simuló de forma totalmente acertada el frío escenario de Rusia utilizando esta antigua vía minera.

Son numerosos los directores, tanto nacionales como internacionales, que se han acercado a las tierras granadinas para ambientar sus películas y simular aquellos escenarios que eran menos factibles. La belleza de la provincia granadina se une a la alta capacidad de adaptación y la gran diversidad que hay en sus paisajes para hacer de este un enclave único y esencial para la realización de cualquier trabajo cinematográfico. Después de este recorrido a través de las distintas grabaciones realizadas tanto en la ciudad nazarí como en la propia provincia se puede decir que Granada queda muy bien en cámara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios