Los sonidos de Coixet

  • La directora barcelonesa regresa este viernes a la gran pantalla con una cinta rodada en Tokio que narra la particular historia de amor entre Sergi López y Rinko Kikuchi

Japón y España tienen más cosas en común de lo que cualquiera imagina y la directora barcelonesa Isabel Coixet intenta demostrarlo en Mapa de los sonidos de Tokio, donde ofrece su visión personal de la ciudad nipona. Coixet regresa este viernes a los cines con una historia de amor entre Ryu (Rinko Kikuchi, la adolescente sordomuda de Babel), una asesina a sueldo, y David (Sergi López), un español que intenta superar el suicidio de su novia.

"Mi forma de trabajo es muy salvaje y no me pongo disciplinas", afirmó ayer en Madrid Coixet, aclarando que a la hora de afrontar un nuevo proyecto no se marca ningún reto. "Me gustan las historias y personajes que me prenden", apuntó la directora, que en numerosas ocasiones ha explicado que el origen de Mapa de los sonidos de Tokio surgió cuando visitaba el mercado de pescado de Tsukiji y una chica que trabajaba allí se negó a que la fotografiara.

La historia, escrita en Barcelona pero gestada en Tokio, cobró forma cuando Coixet imaginó que esa mujer de aspecto frágil pudiera llevar una doble vida. Así se puso a escribir el guión de su último filme, en el que también se entrelazan la historia del señor Nagara, un poderoso empresario que llora la muerte de su hija; y la del narrador de la película, un ingeniero de sonido obsesionado con los sonidos de la ciudad y fascinado por Ryu.

"Tenemos más cosas en común con Japón que cosas que nos separan", consideró Coixet, una apasionada de la cultura japonesa. La película, además de la historia de amor y sexo, hace una radiografía a la ciudad mostrando la cultura, las costumbres de sus habitantes, los paisajes y el universo culinario.

No obstante, quiso aclarar que el Tokio que se ve en su filme es el suyo propio, "inventado". "Me gusta la ciudad, porque mezcla el mundo de los rascacielos con pequeños barrios, llenos de artistas, tiene sitios muy diferentes", afirmó Coixet sobre una ciudad de 13 millones de habitantes en la que, sin embargo, "se respira paz".

Respecto a la historia de amor y los encuentros sexuales en Mapa de los sonidos de Tokio, que la directora ambienta en uno de los love hotels de Tokio, señaló que no quiso centrarse en el final de la historia. "Me interesa más el viaje que el final de una historia de amor", afirmó, recordando que en el caso de su último filme la joven Ryu encuentra la redención a través del amor, mientras que David se consuela con ella por la pérdida de su novia. "Los juegos y fantasmas muestran el vínculo que une a dos personas", agregó.

Recién llegada de la filmación de un documental sobre el mar de Aral, Coixet adelanta muy poquito sobre el que será su próximo filme de ficción, en el que "quizá no viaje tan lejos de España" y abandone los escenarios internacionales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios