Actual

091Historia viva del rock español

  • Un documental de Alejandro G. Salgado refleja con maestría la trayectoria de la mítica banda y la Granada de la movida musical

La crónica de los 091 se empieza a escribir años antes de su nacimiento, en un pequeño pueblo de tierra fértil y casas encaladas llamado Huétor-Tájar. Allí se conocen José Antonio García El Pitos y Ángel Doblas. "En la otra punta del mundo, en un momento en el que está surgiendo el punk en Inglaterra, aparece una banda que quiere hacer algo que está totalmente descontextualizado a lo que le rodea. Es súper underground", explica Alejandro González Salgado, el director del documental ¿Qué fue del siglo XX? Una historia de 091 (Zanfoña Producciones), que ayer fue presentado por el delegado de Cultura, Turismo y Deporte, Guillermo Quero; el director de la Filmoteca de Andalucía, Pablo García Casado; y el productor, David González, en la Biblioteca de Andalucía.

El director del documental habla de T.N.T., una banda de punk paralela a los 091 en la que El Pitos y Doblas hicieron sus primeros pinitos junto al periodista Jesús Arias -guitarrista, letrista y alma del conjunto-. Años después, otro grupo local llamado Al-Dar se disolvió y sus líderes, José Ignacio Lapido y Tacho González, ofrecieron a García la posibilidad de unirse a ellos como cantante. García aceptó. Arias, al que le propusieron que tocara el bajo, rechazó la oferta y sugirió que fuera su hermano, Antonio Arias, el que entrara en el nuevo proyecto.

El audiovisual ofrece una visión de la movida musical granadina que se gestó en cuevas y bares

Aquello resultó ser "uno de los puntales de la historia de la música pop en Granada. Suyo es prácticamente el tramo de los 80 y 90. Fueron una referencia para todos los grupos de la época. Muchos nacieron imitándolos", señala el crítico musical Juan Jesús García, coetáneo de los 091 y uno de los participantes en el documental. Sin embargo, la trayectoria del conjunto estuvo marcada injustamente por las dificultades. "Tuvieron bastante mala suerte. Su vida fue en realidad un carrusel. A lo largo de sus vidas se subieron al tren bueno, pero siempre pinchaba. Sacaron discos en varias compañías, pero se desinflaban por razones ajenas al grupo: técnicos pésimos, malas decisiones tomadas por directivos de las empresas musicales", reconoce García. ¿Qué fue del siglo XX? Una historia de 091 es muy real precisamente por eso, porque recrea, en palabras manager del grupo, Paco Ramírez el tío Paco, "la mala vida de los rockeros y los problemas que hemos vivido durante 20 años".

Tacho García, el batería de 091, recuerda con cariño en el audiovisual el primer concierto que dieron en Madrid en 1982, concretamente en la mítica sala Rockola, cuando eran "unos cateturrios de Granada": "Nos dieron una fecha muy extraña. El 25 de diciembre. Nos tuvimos que coger el tren a Madrid en plena Nochebuena. Teníamos el tren para nosotros solos. Fue un desastre absoluto. No vino nadie" -y así lo acreditan las fotografías que se ven, con un par de personas en la primera fila-". No todo fueron malas noticias. A finales de ese año, la banda tenía preparado su primer single para el sello independiente madrileño Discos Radiactivos Organizados, con Fuego en mi Oficina y Llamadas Anónimas, gracias a la gestión de Jesús Arias. "Servando Carballar -fundador de DRO y líder del grupo de tecno pop Aviador DRO- me preguntó si conocía grupos buenos. Yo quería barrer para casa y le dije que los dos mejores grupos de España estaban en Granada: KGB y 091", se escucha en el documental en boca de Arias, persona a la que se le dedica la película junto a Javier Lapido.

Sin continuidad con esta discográfica, su segundo disco de larga duración, Más de cien lobos, tardó dos años en llegar, editado en esta ocasión por Discos Zafiro. En su producción artística participó Joe Strummer, cantante de The Clash, que había pasado largas temporadas viviendo en Granada y se había hecho amigo de los miembros de 091. Lo conocieron en el Silbar, "un bar lleno de cucarachas, rollo medio punk, siniestro y rockabilly". "Tacho vino a verme y me dijo: "Hay un guiri que se parece a Joe Strummer". Nos fuimos al Silbar para ver si era cierto. El recuerdo que tengo es de irme dentro de la barra a poner una canción de The Clash. El tío se empezó a reír y nos dijo: "Vosotros ya sabéis quién soy". Así recuerda El Pitos la primera vez que se cruzaron con el frontman de The Clash.

Otra anécdota también tienen lugar ese año cuando Strummer grababa con ellos en las oficinas de Zafito, donde llegó a ver a Isabel Pantoja y con la que intentó ligar para pasmo del grupo. "Me acuerdo que vino el director de la discográfica muy contento. Les quería ofrecer a los 091 representar a España en Eurovisión. Si vieras la cara que puso José Ignacio y a Tacho", rememora el tío Paco. "Fueron un grupo muy serio ý honesto en sus planteamientos. Ellos no se han vendido jamás. Han pasado de entrar en los 40. Ellos hacían la música que les interesaba, no intentaban ser populares. Tampoco hacían letras para quinceañeras, como les recomendaba la ser", recalca. Lo demostraron cuando volvieron 20 años después de su separación, en 2016, con la gira Maniobras de resurrección. "Era una deuda que tenía el aficionado del rock de este país con 091", reconoce García. Historia viva del rock español que se amasó en la Granada de la efervescencia creativa protagonizada por Julio Juste, Juan Vida y un sinfín de artistas.

Arriba, los 091 en una fotografia de 1996, año de su separación. Abajo, la Biblioteca de Andalucía ayer llena durante la proyección del documental 'Qué fue del siglo XX'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios