Granadown habilita en la Costa una novedosa sala de estimulación

  • Este nuevo equipamiento tiene el objetivo de estimular la atención, la exploración y la retención · La sala será utilizada por 70 usuarios, la mayoría menores de seis años

Unos setenta usuarios con síndrome de Down y otras discapacidades, en su mayoría menores de seis años, disfrutan desde ayer de una novedosa sala de estimulación habilitada en las instalaciones de la delegación Costa de Granadown, situadas en Salobreña. Este nuevo equipamiento consta de diversos elementos que motivan la atención, la exploración y retención, necesarios para el aprendizaje.

La sala de estimulación puede ser utilizada por personas de cualquier edad, aunque serán los pequeños de cero a seis años los que le saquen mayor provecho, pues es en esta etapa del desarrollo cuando están más receptivos y abiertos a nuevas experiencias y sensaciones. Además, no solamente está disponible para usuarios con síndrome de Down, sino también con otras discapacidades como trastornos del espectro autista, implante coclear, parálisis cerebral, trastornos por déficit de atención con hiperactividad o retrasos madurativos, psicomotores o del lenguaje.

La iniciativa ha sido posible gracias a la labor conjunta de las administraciones públicas -la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Salobreña- y del sector privado, a través de la fundación de la entidad financiera Barclays. Así, el acto de inauguración de la sala contó con la presencia del alcalde de Salobreña, Jesús Avelino Menéndez, y de la delegada provincial de Salud, Elvira Ramón, quien destacó cómo la descentralización de servicios "acerca más a los ciudadanos a los centros de atención temprana, lo que supone una mejora de su calidad de vida".

El objetivo de la sala habilitada por Granadown es favorecer el aumento de los niveles de estimulación de las personas con síndrome de Down y de usuarios con otras discapacidades o riesgo de padecerlas. Dadas sus características, la información que les llega del entorno inmediato no siempre es lo suficientemente motivadora para incitar a la exploración, la atención y la retención. Además, algunos de ellos tienen limitados uno o varios sentidos, como la vista o la audición, y por ello se debe trabajar con metodologías adaptadas a estas necesidades específicas.

A través de diversos elementos como un tubo de burbujas, un podium de espejos, una piscina de bolas o un haz de fibra óptica, entre muchos otros, la sala de estimulación ayuda a mejorar el aprendizaje, favorecer la maduración del sistema nervioso central, establecer intencionalidad comunicativa, trabajar la estimulación multisensorial, integrar patrones de movimiento normalizado y establecer un mayor contacto con el ambiente. Las sesiones se realizan con la ayuda de un equipo multidisciplinar formado por una psicóloga, un logopeda, un maestro especialista en audición y lenguaje, un fisioterapeuta y una maestra de apoyo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios