Juan Mar niega irregularidades y denuncia una campaña para "silenciarle"

  • El ex alcalde del municipio considera "absurda" la denuncia por falsificación de facturas

El ex alcalde de Castril, José Juan López Ródenas (PSOE), conocido como Juan Mar, negó ayer "irregularidades" en su gestión y falsificación de facturas durante su mandato y atribuyó la denuncia presentada por el actual primer edil en el municipio, Miguel Pérez (Nuevo Castril), a una "cortina de humo". El ex regidor consideró "absurda" la "insinuación" de Pérez, que le atribuye los posibles delitos de prevaricación, falsedad en documento público y malversación de caudales públicos, sobre la supuesta existencia de una red municipal de falsificación de facturas.

Según López Ródenas, el actual alcalde de Castril "ya había amenazado" a su predecesor de que "lo callaría como fuera", "molesto por las opiniones y críticas que, sobre su gestión, vierte en su blog privado". "Por tanto, era de esperar que se inventara cualquier excusa o estratagema para atacar y desprestigiar al anterior regidor municipal".

"Llama poderosamente la atención que Miguel Pérez esté tan preocupado por el destino y la correcta justificación de las subvenciones que recibe el Ayuntamiento, cuando él se ha gastado en otros fines el dinero que el Ministerio de Fomento dio al Consistorio para la rehabilitación del Castillo. Y no hablamos de 30.000, sino de 300.000 euros gastados presuntamente sin control o justificación. A día de hoy, estas obras de vital importancia para Castril están paradas indefinidamente", indicó.

Para el ex alcalde, es también "llamativo" que el actual alcalde "se muestre tan escrupuloso con los trámites de los expedientes municipales y de las facturas de la anterior corporación y no lo sea tanto con los mismos extremos en su actual gestión, que son, a menudo, de una más que evidente ilegalidad".

"El Ayuntamiento de Castril está atravesando por una de las peores épocas de su historia, con un gobierno cuatripartito, con unas pésimas relaciones entre sus componentes y con una gestión municipal que en sólo un año ha llevado a la ruina al municipio. La situación es de tal gravedad que este mes ni siquiera los funcionarios y empleados municipales han cobrado sus nóminas. No hay que olvidar que el Consistorio mantiene una dedicación exclusiva remunerada para cada concejal del equipo de gobierno y un sin fin de asesores pagados", sostuvo López Ródenas, que considera que la denuncia presentada no es sino una manera de intentar "silenciarle" a base de lanzar contra él este tipo de acusaciones para desprestigiarle. "Confío en la Justicia y reivindico mi derecho a ser considerado inocente hasta que se demuestre lo contrario y a no ser condenado antes de ser juzgado", concluyó López Ródenas.

Sus declaraciones se producen después de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Único de Huéscar haya abierto diligencias previas contra él por la supuesta falsificación de facturas mientras gobernaba en el municipio, tras la denuncia interpuesta por Pérez. Según el denunciante, cuando el Ayuntamiento estaba unificando y reuniendo las facturas pendientes de cobro para incluirlas en el plan de pago a proveedores impulsado por el Gobierno, detectó "irregularidades" en algunas de ellas, que "podrían tener una importante repercusión en el cómputo de la deuda del municipio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios