El Puerto niega que deba existir distancia entre las viviendas y la industria

  • Un informe de la Autoridad Portuaria sostiene que las medidas preventivas medioambientales son suficientes

Los servicios jurídicos del Puerto de Motril han elaborado un informe según el cual la Ley de Puertos del Estado no establece una distancia mínima para proceder a la instalación de una industria, al no regular de forma pormenorizada aspectos ambientales.

El documento se ha realizado como consecuencia de las peticiones emitidas por los vecinos del barrio del Varadero del Puerto de Motril, que alegan lo contrario a lo estipulado en el texto del servicio jurídico. "Según la Ley de Puertos, no se podrá instalar una industria que esté a menos de setecientos metros de distancia de un núcleo de población", según mantienen los residentes de la zona.

El estudio, de la misma forma, pone de manifiesto que la legislación de carácter medioambiental más reciente y moderna no contempla, como medida de seguridad, la distancia mínima para la instalación de una actividad industrial.

Si contemplan, por el contrario, instrumentos de prevención y control ambiental ante la posibilidad de instalar industrias que se encuentren a menos de 500 metros de una zona residencial, según matizan los expertos del Puerto de Motril, debido, a los avances de la ciencia que permiten evitar o minimizar la contaminación. Por ello, el interés jurídico protegido se ha de considerar cubierto suficientemente con las más modernas medidas correctoras que, en caso necesario, establezca el condicionado del Informe Ambiental que se emita, concluye el documento.

De igual forma, los profesionales del servicio jurídico hacen mención en el texto al Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (RAMINP), aprobado en el año 1961, el cual sí contemplaba en su articulo número cuatro una distancia mínima de 2.000 metros de una zona residencial para la instalación de actividades molestas, nocivas y peligrosas. Sin embargo, dicho precepto está derogado por la Ley de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera.

De otro lado, los vecinos pidieron ayer a la Autoridad Portuaria y al Ayuntamiento de Motril una solución para el acceso a la Playa de las Azucenas por la entrada natural de la Ribera. Asimismo, se mostraron de acuerdo con que se bordee el nuevo muelle pero siempre que se haga a través de un espacio peatonal, con carril bici y con un apantallamiento vegetal para evitar el impacto visual del Puerto.

Esta petición vecinal ya fue atendida en su momento, al comprometerse el Ayuntamiento motrileño a realizar un proyecto de construcción de una estructura metálica y otra de madera con una longitud de diecinueve metros y dos de ancho. En ambos casos, el presupuesto ronda los 60.000 euros que serían aportados por la Autoridad Portuaria, siendo realizado y ejecutado el proyecto por el consistorio motrileño, apuntándose desde el Puerto de Motril que tan sólo se sabe de ese proyecto la reunión que se mantuvo en agosto del 2007 y en la que se acordó la ejecución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios