Último intento para lograr un acuerdo que desconvoque la huelga indefinida de basuras

  • Los trabajadores, que entregaron una contraoferta al alcalde, se reúnen en asamblea tras la reunión del Sercla

Los trabajadores de la Empresa Pública de Limpieza de Motril, Limdeco, entregaron al alcalde, Carlos Rojas (PP), una "contraoferta" en la que solicitan mejoras salariales que, en caso de ser aceptadas, desconvocaría la huelga indefinida que tienen prevista a partir del martes 25, día de Navidad.

Según indicó el portavoz de los sindicatos mayoritarios en el comité de empresa, Perseverando Rodríguez (CGT), a la salida del pleno en el que se debatían los presupuestos celebrado el sábado, los trabajadores dieron a conocer al alcalde su postura.

Los trabajadores se manifestaron a las puertas del Ayuntamiento tras negárseles el acceso al pleno, aunque finalmente el primer edil los atendió, algo que, según Rodríguez, "no tenía ya demasiado sentido puesto que los presupuestos habían sido aprobados".

El representante sindical indicó que en esas partidas "no se hizo mención alguna al aumento salarial para la limpieza, por lo que ven difícil llegar a un acuerdo". Además, dijo que "ambas partes están condenadas a llegar a un acuerdo y, por su parte, ya no tienen más vías a las que recurrir". Por ello, advirtió al Ayuntamiento de que "si quieren que las fiestas se celebren sin basura en las calles, tendrán que aceptar las peticiones".

Rodríguez aclaró que se mantiene la huelga indefinida convocada para el día 25 de diciembre después de haberlo ratificado la asamblea laboral del comité por unanimidad, si bien precisó que la decisión final se tomará en otra sesión que se celebrará hoy, día 24 de diciembre, después del encuentro previsto con el Ayuntamiento y con la dirección de la empresa en el Sercla de Granada.

Según el representante sindical, aún no han recibido la nómina de diciembre y la empresa "ha alegado que no hay liquidez para hacer frente a todos los pagos, por lo que poco importa si acabamos el año trabajando o en huelga porque vamos a cobrar lo mismo".

Los trabajadores acordaron por unanimidad solicitar un incremento salarial del IPC de un 1,5 por ciento para toda la plantilla, salvo los peones, que tendrían medio punto más "para subir las nóminas más modestas de la empresa". UGT y CSI-CSIF también se unieron a las peticiones de la mayoría de delegados sindicales del comité, por lo que Rodríguez se congratuló de que "todos los representantes de los trabajadores" vuelvan a estar juntos "por una objetivo común".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios