"Nos nos hemos cargado sólo dos días de verano, sino muchos más"

  • Tras pasar por Motril, las máquinas se mudan esta semana a Castell de Ferro, Carchuna y Almuñécar Los empresarios alertan del daño que se ha producido a la imagen del destino

Las excavadoras y los camiones no sólo estuvieron ayer en Motril, sino que llegaron a Carchuna y tienen previsto actuar en Almuñécar (en Peña Parda de La Herradura y Aquatropic en Velilla) el jueves e incluso en Castell de Ferro, en concreto, en el muelle de Levante, mientras en Albuñol las esperan en agosto.

En Motril, ayer fue el segundo día de actuaciones en Playa Granada (que se ha abierto hoy al público) y Playa de Poniente, que no se ha llegado a cerrar. Las máquinas y los bañistas convivían hasta un límite que es difícil de comprender y que demuestra que la mayoría de los turistas y vecinos aguantan lo que les echen. "En otro sitio tenían que haber hecho esto, en el norte o en Málaga, y la gente se hubiera levantado", decía Carmen, habitual de la playa de Poniente y motrileña. "Somos más buenos de lo que los representantes políticos se merecen", sentenciaba.

Itxane, de Bilbao, que se encuentra en casa de unos familiares, asegura que se trata de una "maniobra para que la gente, con la autovía que ahora tenéis, se vaya para otros sitios, como Málaga o Almería". Opiniones a pie de playa había para todos los gustos.

Entre que hacía un día nublado y que algunos no tenían claro qué parte de litoral estaba cerrado en Motril, la segunda y última jornada de trabajos de maquinaria pesada en Playa Granada y en Playa de Poniente, donde tan sólo unos metros se encontraban cerrados al público, transcurrió tranquila. Algunos, incluso habían saltado por la cinta y colocado su toalla al otro lado, en un gesto arriesgado.

En los alrededores, los negocios soportaban como podían lo que les había caído encima. Chiringuitos, hamacas, restaurantes, negocios de deportes acuáticos, etc., estaban deseando que pasaran estos dos días negros, pues en Playa Granada hoy se abre la franja de litoral y las actuaciones finalizarán en el litoral motrileño el viernes, de cara al fin de semana.

Para José Tiernes, responsable de Awa Sports, es imposible cuantificar el daño perdido: "parece que estamos en enero, no hay nadie en la playa", comentaba. "Lo que es realmente triste es que hay familias enteras que tienen programadas sus vacaciones con meses de antelación con sus actividades correspondientes y que se encuentran este plan de parón de dos días en pleno 19 de julio. Quizá muchos sólo tienen esta semana en todo el año, además de otros muchos que se encuentran con esto y buscan otra alternativa que no sea Motril. Yo mismo hablo con turistas que aunque les digas que mañana no hay camiones te dicen que no vuelven. Al final el trabajo de todo un año se ve afectado, y se crea desconfianza en nuestro destino. Realmente nos hemos cargado no solo dos días de verano, sino mucho más".

No obstante, Tiernes se muestra confiado y cree que la campaña no está del todo perdida y que el buen tiempo que está acompañando y la calidad del destino contribuirán "a remontar la temporada".

El gerente de los campings Don Cactus de Carchuna y Castillo de Baños, Álvaro García, situados en primera línea, apuntó a la necesidad de una solución definitiva: "Yo no le voy a decir a los técnicos lo que tienen que hacer, pero todos los años se hace la regeneración de arena, y no deja de ser una medida temporal".

El presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical, Francisco Trujillo, en nombre de los establecimientos afectados, también lamentó la situación. "Es una falta de previsión por parte de las personas que les toca hacer estas reparaciones, que se deberían de haber efectuado no ahora, casi a final de julio y principios de agosto, sino antes". Al representante de estos empresarios le parece que el hecho de que "a día 20 de julio, las playas no estén en perfecto estado, es un poco raro" y sentencia que "algo pasa aquí, en Granada".

Por su parte, el presidente de Aecost, Luis Martín Aguado, señaló que "ha habido mucho tiempo durante todo el año para arreglar las playas", señalando que "se tenía que haber pensado en su momento y no ahora, sobre todo, cuando el turismo es un sector tan importante para la comarca, y cuando se trata de la afluencia máxima de visitantes". Asimismo, destacó el papel "valiente" del Ayuntamiento de Motril, que en las reuniones previas para abordar este problema había manifestado que, en caso de que Costas no ejecutara los trabajos, estaba dispuesto a efectuarlos por sus propios medios.

Martín Aguado insistió en que se tenían que haber realizado estas actuaciones en mayo y apuntó a que la Costa debería demandar "una solución definitiva", que deberán valorar los técnicos, como espigones, "que no sea una pérdida de tiempo y dinero ni una molestia para los bañistas". Además, comentó que "lo más triste, es que esas personas que ahora se están bañando junto a las máquinas, quizá el año que viene no vuelvan".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Motril, Ángel Gijón, comentó que espera que "sea la última que vez que nos encontremos en esta situación en plena temporada", pero calificó de "un mal menor" el hecho de que se arreglen, aunque sea tarde, con respecto a que no se hubiera actuado. "Si vienen más temporales, nos hubiéramos quedado sin playa", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios