El nuevo centro de residuos tratará 16.500 toneladas de escombros al año

  • Prestará servicios a Huéscar, Castilléjar, Galera y Orce

El nuevo centro de eliminación de inertes construido en el municipio de Huéscar tratará unos 16.560 toneladas de escombros y restos de obra al año de toda esta comarca. La nueva instalación medioambiental fue inaugurada ayer por el presidente de la Diputación Provincial de Granada, Antonio Martínez Caler, la diputada de Medio Ambiente, Pilar Peramos, y el alcalde de Huéscar, Agustín Gallego.

Aunque en principio el centro dará servicio a toda esta comarca, una vez ejecutado el Plan Director de Residuos de la construcción de la provincia servirá exclusivamente para los municipios de Huéscar, Castilléjar, Galera y Orce. Inicialmente, además, podrá dar servicio a Puebla de Don Fadrique y Castril, que tras el mencionado plan contarán con su propio centro de inertes.

El centro está situado en el paraje conocido como del Cortijo de Garrapata y cuenta con una superficie de 8,82 hectáreas. La inversión asciende a 763.651,71 euros. La instalación cuenta con un equipo de contenedores para la separación de los materiales que no son propiamente inertes y cuyo destino será la retirada para su tratamiento por un gestor autorizado. El centro de tratamiento cuenta con todas las medidas de seguridad para evitar cualquier tipo de contaminación al medio.

Martínez Caler explicó que tras la apertura de las plantas de tratamiento de escombros de Baza y de Vélez de Benaudalla, y el depósito de Aldeire, se encuentran en fase de ejecución de obras los depósitos controlados de Montefrío y La Tahá en la Alpujarra. También aseguró que el resto de actuaciones consideradas prioritarias se encuentran en muy avanzado estado de tramitación, "con lo que esperamos que se vayan produciendo nuevas licencias de manera rápida en Iznalloz , Cádiar, Lanjarón y Alhama".

8,82

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios