Una excursión para estimular los sentidos

  • Alumnos de cinco centros granadinos participan en el primer Encuentro Provincial de Aulas de Autismo

Comentarios 9

Cuando un niño tiene problemas para comprender el lenguaje verbal, la comunicación visual adquiere una relevancia superlativa en su aprendizaje. La educación de los niños autistas se basa en una rutina ligada a imágenes pictográficas, pero si esa rutina se rompe por un día tampoco viene mal, y máxime cuando se trata experimentar nuevas sensaciones que los estimulen.

Esto es lo que ha ocurrido en la jornada de ayer en Almuñécar, donde alumnos de cinco centros granadinos participaron del I Encuentro Provincial de Aulas de Autismo, en el que además de unos 25 niños autistas, participaron también sus profesores y familiares.

Una intensa y motivante actividad desarrollaron durante todo el día, con un desayuno en el Colegio San Miguel de Almuñécar, una visita al Acuario, un chapuzón en la playa o un paseo en el tren turístico, además de un almuerzo al aire libre en el parque botánico arqueológico El Majuelo. La idea de desarrollar este encuentro de convivencia surgió de un grupo de trabajo de elaboración de cuentos adaptados a este alumnado integrado por profesores de los cinco centros.

La labor diaria en un aula de autismo se desarrolla en base a una rutina, en la que el lenguaje visual juega un papel muy importante para salvar las dificultades que estos niños tienen para comprender el lenguaje verbal.

"El trastorno del autista está asociado a problemas de comportamiento, conductas agresivas o autolesivas, y sobre todo falta de comprensión del lenguaje oral o de vínculos afectivos con otras personas", explica Carolina Velasco, profesora del Colegio Vicente Alexandre de Granada, uno de los centros participantes del Encuentro.

Es fundamental para el aprendizaje del niño el intercambio de experiencias entre distintos centros y también entre familiares. De ahí la importancia de desarrollar este tipo de encuentros, donde además de disfrutar mucho, los pequeños alcanzan un alto grado de motivación.

Por ejemplo, en el Acuario, "incluso los más pequeños se quedaban con la boca abierta, viendo los peces y el agua. Han salido muy contentos", señala Velasco. Para la mayoría de estos niños no resulta extraño el conocer experiencias nuevas, pues los centros suelen organizar salidas frecuentemente, incluyendo excursiones de esquí a Sierra Nevada.

Además del Colegio San Miguel, único centro de la Costa que cuenta con aula de autismo, participaron el C.P. Vicente Aleixandre, Los Cármenes y Parque de las Infantes de Granada y el C.P. San Miguel de Armilla, reuniendo a casi la totalidad del espectro de este tipo de enseñanza de la provincia, sólo a falta de un cuarto centro de la capital. Si bien cada año se van creando nuevas plazas para quienes busquen esta educación más específica, muchos padres prefieren escolarizar a sus hijos en colegios convencionales.

La problemática del autista se extiende también a la etapa adolescente de la persona -que "puede resultar problemática"- y también a la adulta, puesto que no es una enfermedad, sino un "trastorno grave del desarrollo que no tiene cura", indica Carolina Velasco.

No obstante, la evolución dependerá de diversos factores personales y externos. Pese a todo, existe la posibilidad de incorporación al mercado laboral, pues "son personas muy sistemáticas que cuando aprenden una rutina son capaces de repetirla sin ningún tipo de error, por lo que pueden desenvolverse en cadenas de producción". Pero para ello hace falta un aprendizaje especial con monitores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios