La tradición del Cascamorras revive hoy un año más y lleva a la calle a ocho mil personas

  • El Ayuntamiento bastetano reparte 8.000 litros de pintura ecológica entre los participantes

La tradición revive un año más. Esta tarde, a las seis en punto y desde el paraje conocido como Las Arrodeas, un accitano de nombre José Antonio se enfundará su traje de Pedro Lagarto, se armará con su porra y se ensalzará con su bandera, en busca de una aventura imposible: recuperar la imagen de la Virgen de la Piedad para Guadix.

Enfrente miles de bastetanos -se espera que 8.000- estarán allí para impedirlo. En realidad el sucesor de Juan Pedernal sólo tiene una forma de conseguir su propósito, y no es otro que llegar a la Iglesia de la Merced sin mancha alguna, ni en su ropa, ni tampoco en su cuerpo. Tarea imposible, pero la tradición manda, y en estos primeros días de septiembre las ciudades de Baza y de Guadix viven su feria y fiestas en torno a esta figura del Cascamorras, que lejos de rivalidades, sobre todo en los últimos tiempos, está consiguiendo lazos y vínculos entre ambas poblaciones.

Para recibir al Cascamorras se ha preparado, por parte del Ayuntamiento de Baza, un amplio dispositivo de seguridad y posterior limpieza en busca de que, como es habitual, la fiesta transcurra con toda normalidad pese a la previsible aglomeración de personas.

Además, se han preparado cientos de litros de pintura ecológica para ofrecer a los participantes en busca de que, de una vez por todas, se dejen de utilizar aceite y grasas contaminantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios