Barbacid, Fuster y Alonso, abiertos a que entre dinero privado en lo público

  • Los tres científicos piden medidas para "flexibilizar" y "agilizar" la colaboración entre ambos sectores, para que la investigación española pueda avanzar en el futuro.

Comentarios 1

Los científicos Mariano Barbacid, Valentín Fuster y Pedro Alonso han sido tajantes al defender la necesidad de que se adopten medidas para "flexibilizar" y "agilizar" la colaboración entre lo privado y lo público en el ámbito de la investigación.

Los tres expertos, punteros en oncología, cardiología e inmunología, respectivamente, han clausurado las II Jornadas de Diagnóstico Biomédico en el hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes (Madrid), acto organizado con motivo del segundo aniversario de la apertura del Laboratorio Clínico Central. La coincidencia de criterio es clara: urge habilitar fórmulas "nuevas y ágiles" de colaboración entre el sector público y privado para que la investigación española pueda avanzar en el futuro.

Barbacid, director en funciones del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), apenas ha querido responder a las cuestiones de los periodistas sobre la polémica que mantiene con el Gobierno en cuanto a la posibilidad de utilizar fondos privados para desarrollar nuevos fármacos contra el cáncer, dada la falta de financiación actual. Sin embargo, sí ha dicho que lo que él esperaba es conseguir, en el ámbito de su especialidad, lo que Fuster ha logrado como director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

"Es el maestro de maestros en el ámbito de conseguir capital privado, así que pregúntenle a él", ha comentado Barbacid sobre su colega, eludiendo defender, una vez más, su reiterada demanda de más fondos para avanzar en la indagación sobre el cáncer. Concretamente, según ha explicado el propio Fuster, se refería al dinero que ha recibido de trece importantes empresas, agrupadas en la Fundación ProCNIC, para formar una cantera de jóvenes investigadores mediante una labor de captación de cerebros. También ha apelado a la obtención de tecnología de la imagen muy sofisticada y extraordinariamente cara, gracias a la aportación de fondos privados, que no podría ser soportada con dinero estatal.

El director del Instituto de Salud Global, Pedro Alonso, conocido por su labor en el ámbito de las vacunas, ha calificado de "falsa" cualquier polémica sobre esta cuestión, porque es "la única manera razonable de abordar investigaciones complejas". "Es necesario buscar fórmulas eficaces de asociación público-privada", ha sentenciado Alonso, quien ha esgrimido que "no es realista" pensar que sólo con dinero público se pueden sacar adelante programas extremadamente costosos.

Entre las cosas que no están bien resueltas en este campo, figura la Ley del Mecenazgo, porque, como ha opinado Barbacid, es importante fomentar la gestión adecuada del dinero filantrópico. Es decir, qué tipo de estímulos económicos y de desgravación fiscal se pueden aportar para tratar de hacer aflorar esos dineros que pueden ser "críticos" en investigaciones, enfermedades o procesos que no necesariamente implican un retorno económico. Otra faceta de la colaboración, muy necesaria y que debe estar regulada, es la de la industria farmacéutica para el desarrollo de productos que, finalmente, traerán beneficios legítimos a la empresa.

Barbacid, Fuster y Alonso apuestan porque el dinero filantrópico se dirija también a uno de los retos que tiene España: atraer a los mejores talentos al ámbito de la investigación. Todo ello se puede conseguir identificando a quienes más valen incluso en las escuelas y antes de llegar a la Universidad, para promover las vocaciones científicas. Como ha apuntado Alonso, es algo que hacen ya las escuelas de fútbol, como la del Real Madrid o el Barca, que "captan a chavales con diez años" prometedores en ese deporte. "*Por qué no hemos de hacer lo mismo también para soluciones complejas como las que requiere la investigación", se ha preguntado el inmunólogo. En este ámbito "hay que tener cantera y cuidarla", como han sugerido los expertos, para evitar la temida fuga de cerebros que a lo largo de los años se ha producido en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios