Condenado por injurias el padre de una de las niñas de Alcàsser

  • Un juzgado valenciano impone a Fernando García una multa de 14.634 euros y una indemnización de 270.000 euros para aquellos a los que criticó en un programa televisivo.

Comentarios 62

Fernando García, padre de Miriam García, una de las tres niñas de Alcàsser asesinadas en 1992, ha sido condenado a pagar 14.634 euros de multa por descalificar al fiscal, a los forenses y a cuatro agentes de la Policía Judicial en un programa de Canal 9 emitido en 1997 mientras duró la vista oral contra el autor del crimen.

Así lo indica una sentencia hecha pública por el Juzgado de lo Penal número 2 de Valencia, que también condena por el mismo motivo al criminólogo Juan Ignacio Blanco a dos años de prisión y 7.920 euros de multa. La sentencia establece diferentes indemnizaciones para los perjudicados que suman un total de 620.000 euros y declara a Canal 9 responsable civil subsidiaria "de todas y cada una" de ellas.

El Juzgado considera probado que ambos injuriaron y calumniaron a los agentes que instruyeron el caso, a los forenses y al entonces fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valencia, Enrique Beltrán, en el programa El Jui d'Alcasser, al que acudían diariamente para opinar sobre el transcurso de la vista oral por la muerte de las tres niñas de Alcàsser, desaparecidas en noviembre de 1992 y cuyos cadáveres aparecieron en enero de 1993.

Entre otras expresiones, García acusó a los agentes que instruyeron la investigación de haber hecho un "malísimo trabajo" y de haber hecho desaparecer pruebas que se fueron "por el desagüe". También dijo que "manipularon el escenario del crimen" y que trucaron las fotos "para que pareciera otra cosa". Asimismo, acusó a Beltrán de haber hecho "todo lo contrario" a lo que debía hacer para "buscar la verdad" y añadió: "El fiscal chochea". A los forenses les llamó "ineptos" y "personajes de tebeo", además de acusarles de haber "mentido".

Por su parte, Juan Ignacio Blanco, el criminólogo que acompañaba a Fernando García en todos los programas, dijo que el caso había sido investigado por los agentes "más torpes" y acusó al fiscal de mentir sobre las pruebas de ADN.

El magistrado entiende que en el caso del padre de la niña concurre la atenuante de "estado pasional", ya que en el momento de los hechos "tenía vivo el recuerdo del rapto, violación y tortura de su hija", lo que afectaba a su capacidad.

Los responsables del programa de televisión, Amalia Garrigós y Ferrán Pérez, también fueron juzgados como inductores de las calumnias e injurias de los dos invitados. La conducta de ambos no puede calificarse de "aséptica" o "neutral", señala la sentencia, pero tampoco reúne a su juicio los requisitos necesarios para la inducción a los hechos, por lo que les absuelve.

El juez considera a García autor de tres delitos de continuados de injurias graves con publicidad y le impone por cada uno de ellos una pena de nueve meses y un día de multa con una cuota diaria de 18 euros (14.634 euros en total). Además, le condena a pagar 30.000 euros de indemnización a cada uno de los cuatro forenses perjudicados, 30.000 más al fiscal y otros 30.000 a cada uno de los cuatro agentes a los que descalificó.

A Juan Ignacio Blanco le impone dos penas de once meses de multa con una cuota diaria de 12 euros como autor de dos delitos de injurias graves y sendas penas de un año de prisión por dos delitos de calumnias. También le condena a pagar 70.000 euros a cada uno de los guardias civiles, 30.000 al fiscal y 40.000 euros más a uno de los forenses. En este sentido, declara la responsabilidad civil solidaria de Canal 9 "con respecto a todas y cada una de las indemnizaciones por las que son condenados Fernando García y Juan Ignacio Blanco".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios