Expertos en animales cuestionan la normativa sobre perros peligrosos

  • En España han muerto 27 personas desde 1991 por el ataque de canes · Los dueños no suelen pagar el seguro de responsabilidad civil a terceros obligado por ley por presentar un elevado coste

Comentarios 6

Los últimos ataques con resultado de muerte por parte de perros peligrosos han reabierto el debate sobre la seguridad que rodea a estos animales. Sin embargo, para el presidente de la asociación protectora de animales El Refugio, Nacho Paunero, estos hechos "son puntuales y anecdóticos" y obedecen a una serie de circunstancias nefastas que rodean el ámbito del perro.

Paunero asegura que la ley es un "absoluto fracaso" para el control de los perros potencialmente peligrosos, porque se hizo de "forma precipitada" y sólo controla al "perro controlado".

Desde El Refugio lamentan estos hechos e insisten en que se debería hacer un estudio etológico del perro y su comportamiento, sin olvidar el entorno social y familiar en el que se ha producido el suceso y que tanto determina las relaciones entre hombre y animal.

Los perros necesitan cariño y buenas atenciones tanto físicas como psicológicas que acarrean un equilibrio vital para que su desarrollo en la sociedad sea el adecuado. Cualquier actitud violenta y de maltrato por parte del dueño rompería este equilibrio, que llevaría a que el animal pueda atacar a cualquier persona.

En España, 27 personas han muerto desde el año 1991, 12 de ellas menores de edad, por el ataque de estos perros, especialmente de las razas pit-bull, bull terrier o rottweiler.

Según la ley española, los canes considerados de alto riesgo son pit bull terrier, staffordshire bull terrier, american staffordshire terrier, rottweiler, dóberman, dogo argentino, mastín napolitano, fila brasileiro, tosa ina y akita ina. El texto también incluye aquellos perros que por su tamaño, físico, peso, complexión o fuerza puedan causar daños a personas. También a los que tengan temperamento agresivo.

Para la portavoz de prensa de la Asociación para la Defensa de Animales, Noemí Rodríguez, "si un animal no es apto para convivir con una familia, primero se debería intentar educarlo y adaptarlo a ese entorno, pero nunca deberíamos tomarnos la justicia por nuestra mano. No es normal lo que pasa, quizá es casualidad, pero no hay que demonizarlos".

Los desórdenes de conducta de estos perros deberían ser controlados a través de medidas efectivas adoptadas desde los criaderos para obtener resultados positivos. Si esto no se lleva a cabo, cuando ocurre alguna desgracia la medida inmediata es el sacrificio del animal.

La legislación que existe para los llamados perros potencialmente peligrosos es una normativa que se hizo de "forma precipitada" según palabras de Nacho Paunero, y a su juicio no sirve por su absoluto fracaso en el control de estos animales, ya que sólo "controlan al perro controlado".

Según El Refugio, se hace seguimiento sólo a los animales que están en una familia sin problemas e integrados en su ambiente, pero se descuidan la vida y las actitudes de los perros clandestinos o de los perros apartados de la sociedad.

Esta legislación obliga a la obtención de una licencia para la tenencia de estos animales, que incluye una serie de requisitos que el interesado debe de cumplir como ser mayor de edad, no tener antecedentes penales ni la aptitud psicológica adecuada y tener la acreditación de haber formalizado un seguro de responsabilidad civil a terceros no inferior a 120.000 euros.

Según Noemí Rodríguez, como esta licencia "es cara", muchos propietarios de perros se encaprichan de estos animales pero obvian la responsabilidad que conlleva su posesión y eluden el pago de este seguro al pensar que su perro no causarán ningún problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios