María Blasco contará con Barbacid en su etapa al frente del CNIO

  • La nueva directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas asegura en su primera rueda de prensa que afronta el reto con "responsabilidad, ilusión y empeño".

La nueva directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María Blasco, aseguró ayer que dirigirá el centro con "responsabilidad, ilusión y empeño" y anunció que ha hablado y ofrecido a su predecesor, Mariano Barbacid, continuar con sus investigaciones en este organismo.

"He hablado con él tras mi nombramiento -el pasado 22 de junio- y me ha reiterado su intención de continuar en el CNIO dedicado a su grupo de investigación", comentó Blasco en su primera rueda de prensa, acompañada de la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y del secretario de Investigación, Felipe Pétriz. Según señaló, no quiere que el CNIO sea "el centro de María Blasco", sino que quiere contar con todo el talento que existe en él, gracias al cual este centro es reconocido internacionalmente.

Blasco, quien recordó que el de Barbacid es uno de los grupos "clave" en el CNIO, relató que, como él, va a tener "dos trabajos" en el centro, el "más importante" el de la dirección. En este sentido, explicó que continuará con sus investigaciones en el laboratorio.

La nueva directora agradeció a los investigadores su apoyo pasado y desde que fue nombrada, "muy especialmente" a Barbacid, a quien "admiro y del que realmente he aprendido mucho estos años".

Para esta científica, el CNIO está entre los mejores centros de investigación en cáncer, constituido por "muchos investigadores excelentes", por lo que es "un privilegio" ser su directora. "Es el buque insignia de la investigación del cáncer en España y lo que pasa en él se ve en el mundo como un reflejo de lo que ocurre en la ciencia española", manifestó Blasco.

A su juicio, el éxito internacional del Instituto ha sido posible gracias a un apoyo firme de todos los gobiernos, con independencia de su color político, que se ha traducido en una estabilidad presupuestaria "sin duda clave para el éxito del centro y que será absolutamente necesaria para su éxito futuro".

No obstante, el CNIO tiene que estar en constante mejora y evaluación, a lo que está dispuesta.

Así, entre sus objetivos detalló que están: acercar el Instituto a los hospitales a través de la potenciación del recién creado programa de investigación clínica, que dirige Manuel Hidalgo, reforzar la conexión con las universidades, y retornar a la sociedad la gran inversión que se hace en ese centro. Esto último se hará con la creación de oficinas de transferencia de tecnología, de tal manera que los descubrimientos básicos con potencial relevancia clínica puedan ser trasladados a la sociedad.

"La ciencia cambia a gran velocidad, hace falta visión, agilidad y liderazgo, y esto es algo que asumo con responsabilidad", recalcó Blasco, quien estableció entre sus retos el de conseguir para el CNIO el sello Severo Ochoa, un programa que distinguirá a un máximo de 40 centros científicos en cuatro años.

Blasco también tendrá que decidir aspectos sobre la financiación del centro. Precisamente en los últimos meses Barbacid protagonizó una polémica con el Ministerio ante la falta de fondos para continuar, según el científico, con sus investigaciones.

Descartada la agrupación de interés económico que proponía Barbacid, el patronato en su última reunión conoció una posible alternativa, que según Pétriz, pasa por la participación del CNIO en una sociedad mercantil y la implicación de inversores privados.

Las dos partes tendrían que establecer la suscripción de convenios y contratos entre ambas, según Pétriz, quien no obstante precisó que esta fórmula tiene que ser ratificada por Blasco.

Por su parte, Garmendia indicó que las condiciones son dos: que cumpla la legalidad vigente y que esté libre de riesgo para el CNIO.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios