La visita del Papa a Madrid en agosto costará al menos 50 millones de euros

  • Los organizadores del encuentro aseguran que las ganancias duplicarán el gasto

Comentarios 2

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) necesitará una inversión de unos 50 millones de euros, aunque tendrá "un coste cero" para la Administración y para el contribuyente español y supondrá una inyección de unos 100 millones de euros para la economía, afirmaron ayer los organizadores del evento.

El multitudinario encuentro del papa Benedicto XVI con los jóvenes previsto para el próximo mes de agosto en Madrid se financiará en un 70% con las aportaciones de los participantes y en un 30% con aportaciones dinerarias de una veintena de empresas.

A ello se suman las aportaciones en especies de hasta un centenar de empresas, explicaron los organizadores, que barajan una cifra de gastos de unos 50 millones de euros, sin contar la manutención de los asistentes.

"Pero todo esto dependerá de los recursos que nos sigan llegando y de los que vayamos necesitando, porque a mayor número de peregrinos, más cuotas de inscripciones pero también más gastos", apuntaron.

Por el momento, la organización ha recibido "unos 15 millones de euros" en aportaciones dinerarias de las empresas, un millón más en "pequeños donativos personales", y ya hay 300.000 jóvenes extranjeros inscritos.

No hemos recibido ni un sólo euro de ninguna Administración Pública y no lo vamos a recibir", subrayó el director financiero de la jornada, Fernando Giménez Barriocanal, quien matizó que el evento supondrá "utilización de los servicios públicos, pero no gasto".

El también vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española quiso hacer hincapié que las empresas que hagan aportaciones dinerarias podrán desgravarlas ya que la JMJ ha sido declarada acontecimiento de excepcional interés público, un extremo que ha provocado críticas de quienes consideran que supone un beneficio indebido para la Iglesia Católica.

"Tenemos la clasificación de acontecimiento de excepcional interés al igual que la tienen otros 14 eventos de diverso carácter", aseguró Giménez Barriocanal. "Los católicos no podemos estar en régimen de privilegio, pero tampoco de discriminación", consideró Giménez Barriocanal.

Además de estas aportaciones dinerarias, el evento cuenta con la colaboración de un centenar de empresas que ofrecen sus servicios de forma gratuita: "una nos da energía eléctrica, otra nos ha dado teléfonos móviles, fijos y conexión a internet gratis, otras nos ceden salones de actos o auditorios, otra nos regala cerveza sin alcohol", enumeró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios