Estado de emergencia en Nueva Zelanda por un terremoto de 7,2 grados

  • El seísmo, registrado en Christchurch, en la isla sur del país, es el más grave en casi 90 años. Ha causado graves daños y cortes de luz y agua. Hay al menos un fallecido.

Comentarios 4

Al menos un muerto, varios heridos y parte de una ciudad destruida: es el balance del terremoto más grave en Nueva Zelanda en casi 90 años. Los temblores, de 7,2 grados, tuvieron lugar en la mañana de este sábado, muy pronto, y sacaron a los habitantes de Christchurch del sueño a sacudidas. Edificios, puentes y calles quedaron dañados. La ciudad de la isla sur del país decretó el estado de emergencia.

Los neozelandeses están acostumbrados a los terremotos, pero desde hace décadas no vivían uno semejante. Las autoridades hablan de "daños inmensos". Un hombre murió de un infarto durante el sismo. Varias personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad. La mayoría, no obstante, sufrieron cortes, contusiones o roturas de huesos.

Muchos habitantes perdieron sus posesiones, como le ocurrió a Sabine Cook. "En nuestro barrio parece que haya habido un atentado con bomba", dijo. Esta agente inmobiliaria alemana vive desde hace 22 años en Christchurch. El terremoto le ha hecho perder su casa. "La policía nos ha permitido entrar una vez para meter en bolsas y maletas las cosas más necesarias y sacarlas rápidamente", cuenta. Con su marido, neozelandés, se ha tenido que ir a casa de unos amigos alemanes.

Los terremotos de hasta 5,2 grados han sido comunes en la región. Los sismólogos advirtieron de que podría haber uno mayor. Algunos habitantes de la ciudad, no obstante, no se han inmutado. Según cuenta la prensa local, pasean por la ciudad con sus cámaras de fotos para tomar imágenes de las calles destrozadas.

No hay agua, no hay electricidad, no hay señal para los teléfonos móviles. El terremoto ha paralizado la vida. El tráfico ferroviario ha sido suspendido por motivos de seguridad. El aeropuerto internacional fue evacuado. "La terminal comenzó a temblar", cuenta un hombre que vivió allí el sismo. También se han dado casos de saqueo. La policía ha cerrado por ello hasta el domingo el centro de la ciudad. Pretende que para entonces haya sido posible hacer estimaciones sobre la dimensión de los daños. El primer ministro neozelandés, John Key, y otros miembros del gabinete se desplazaron hasta el lugar para comprobar los daños in situ.

La tierra tiembla con frecuencia en Nueva Zelanda, ya que allí chocan dos grandes placas tectónicas. Según los sismólogos, hay hasta 15.000 terremotos al año, pero sólo un máximo de 150 se notan. El peor hasta ahora tuvo lugar en 1931 y sacudió la ciudad de Napier, en la isla norte. Murieron más de 250 personas.

El epicentro de este último se situó unos 30 kilómetros al noroeste de Christchurch. Sobre la profundidad a la que ocurrió hay diversas informaciones. Las sacudidas tuvieron lugar a las 04:35 (20:35 del viernes en España) y se sintieron en toda la isla sur. "Salimos inmediatamente de casa. Durante dos minutos retumbó todo estrepitosamente. Fue horrible", dice Sabine Cook.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios